La tecnología, al frente

Hoy resulta imperioso bajar los costos por tonelada producida. Y en eso la agricultura de precisión es clave.

18deOctubrede2008a las08:37

"Cuando aprietan las crisis, para nosotros significa un aumento en la demanda de nuestros clientes", explicaba un avezado profesional de equipos para agricultura de precisión, como navegadores, controladores de siembra y medidores de rinde. Y ello se debe, siguió con un explicación más en detalle, a que el empresario del campo sabe que la mejor manera de afrontar la situación adversa es bajando costos.

En épocas pasadas, eso quería decir "gastar menos" en las cosas que no eran necesarias realmente. Pero ahora esa idea no es suficiente, sino que es acompañada por la justeza en el uso de los insumos, lo cual se logra, entre otras herramientas, con los elementos de la agricultura de precisión. De lo contrario, la producción del campo hoy se hace muy cuesta arriba.

En esos términos se produjeron muchos diálogos, esta semana, en los stands en el INTA de Manfredi, el "búnker" de Mario Bragachini, el mayor especialista argentino en la materia, donde se llevó a cabo el Octavo Curso Internacional de Agricultura de Precisión y Tercera Expo de Máquinas Precisas, que sirvió para ver qué alternativas hay frente a esta nueva realidad.

En esta gran reunión anual, como ya es costumbre, abundó la tecnología de última generación, más allá de los rótulos. Allí, las disertaciones técnicas de especialistas argentinos y del exterior se sucedieron desde las 8 de la mañana hasta pasadas las 7 de la tarde, en tres salones en simultáneo que, por la concurrrencia, parecían a prueba de crisis.

"Esto es un empacho de capacitación en tecnología", se escuchó decir a un productor, asiduo concurrente a eventos de este tipo. Y fue una aseveración acertada.

En la muestra estática, por llamarla de alguna manera, porque contó con movimiento de equipos en más de una oportunidad, hubo para ver cosas novedosas, como la fotografía multiespectral presentada por la firma Agroprecisión, de Buenos Aires. Se trata de una foto aérea con una resolución de 30 cm, (es decir diferencia distancias de 30 cm.) de alta resolución, sacada con una cámara específica manejada con un soft también especial, desde un avión guiado precisamente por un guiador satelital, que evita superposiciones y controla que el avance del avión sea paralelo entre pasadas.

Un técnico australiano explicaba a quien lo quisiera escuchar todo lo que se había logrado en el continente de los canguros con este sistema de percepción de datos. En poco tiempo, es posible clasificar diferentes áreas de un cultivo de trigo por el contenido de proteína, o el cultivo que fuere por el vigor de las plantas, detectando diferentes ambientes. Es una fuente de información a tiempo para tomar decisiones de manejo.

Otro rubro que contó con alta participación en cantidad de empresas, opciones y cosas novedosas, fue el del software. Uno de los expositores presentes fue GeoAgris, una firma de especialistas dedicados a la optimización de la producción y la tecnología satelital.

En este tipo de empresa muy moderna, ingenieros agrónomos y especialistas en computación, combinando conocimientos, permiten aplicar criterios acertados en el manejo de cultivos, agricultura de precisión, análisis estadísticos y económicos de información, conformando una base de datos fundamental para afrontar mejor las crisis.

En concreto, se pudieron apreciar novedades interesantes como el "mapeo de napa" de la empresa Innovar, que también apunta a la diferenciación y manejo de ambientes.

Este mapeo diferente permite definir claramente la profundidad de la napa, herramienta que, combinada con otras, permite al productor alcanzar mayor seguridad en la toma de decisiones.

También en materia de soft, John Deere presentó su nuevo programa de escritorio Apex, que incluye, entre otras, la creación de prescripciones.

Temas en esta nota

    Cargando...