El comercio internacional comienza a desinflarse

Si bien un informe reciente arrojó que entre junio y agosto el comercio global trepó un 5% interanual, la tendencia a la baja parece irreversible. El FMI estima que en 2008 el comercio internacional crecerá menos de un 5%.

Por
22deOctubrede2008a las17:46

Sorpresivamente, el comercio internacional se ha comportado de forma saludable en el último trimestre, pero la tasa de crecimiento mantiene su tendencia a la baja ante la amenaza a la demanda que plantea la desaceleración económica global, de acuerdo a un indicador internacional de comercio de bienes.

Una medida mensual de comercio internacional efectuada por la Oficina de Análisis Económico de Holanda, monitoreada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones multilaterales, arrojó que el volumen del comercio internacional de bienes no se modificó en agosto, frente al robusto crecimiento de julio del 2,5%.

Un análisis menos volátil, que compara los tres meses hasta agosto con el trimestre anterior, señaló que el comercio fue un 5% mayor en una base anualizada, una tasa mucho mayor al anémico 0,4% de incremento de los tres meses hasta mayo. “Lo más destacado de las cifras de junio a agosto fue el rápido crecimiento de las exportaciones de Estados Unidos”, dijo la entidad, en referencia a un ascenso del 30,3%.

Pero en el largo plazo, comparando los 12 meses hasta agosto con el mismo lapso del año anterior, el comercio continúa con su tendencia a la baja. En el último año hasta el octavo mes de 2008, el comercio creció a un 5,2%, muy por debajo del incremento récord de 9,3% de noviembre de 2006 y la peor tasa desde que el comercio global comenzó a recuperarse tras la recesión estadounidense de 2001.

Los economistas consideran que el comercio internacional continuará desacelerándose, y que podría empezar a caer por primera vez desde 2002. En su último pronóstico, el FMI proyectó que el comercio global crecería un 4,9% este año y un 4,1% el año próximo, debido al escaso volumen de importaciones que provocaría la debilidad de la economía global.

Dominado por el flujo de bienes, cuya producción es más variable que la de servicios, y porque los bienes de consumo suelen ser el primer ítem del gasto que se recorta, el comercio tiende a ser más volátil que la economía en general.

Los economistas alegan que la reciente caída del petróleo abarata los costos de transporte, facilitando el aumento del flujo comercial. Pero por otro lado, la escasez de créditos para que los exportadores se aseguren el pago del importador está tirando abajo las operaciones.

Temas en esta nota

    Cargando...