Pronostican pocas probabilidades de heladas riesgosas para el trigo

La época de riesgo de heladas finaliza con pocas probabilidades de causar daños como en 2007 al trigo, según un relevamiento de la Bolsa de Cereales.

Por
04deNoviembrede2008a las07:36

El informe climático semanal de la Bolsa de Cereales considera que “la temporada de heladas” finalizará en “su fecha normal, con pocas probabilidades de causar daños similares a los registrados a igual fecha el año pasado”.

Entre el 14 y 15 de noviembre de 2007, heladas de hasta seis horas ininterrumpidas hirieron de gravedad los trigos argentinos y causaron fuertes pérdidas a la producción nacional.

Sin embargo, estiman que este fenómeno no se repetiría este año, según asegura el informe al que tuvo acceso la Agencia Noticias Argentinas.

El análisis efectuado por el especialista en agroclima Eduardo Sierra advierte no obstante que “debe tenerse en cuenta que el panorama de riesgos ha pasado a observar una elevada frecuencia de casos de granizo”.

“Al mismo tiempo que la posibilidad de lapsos con elevadas temperaturas y lluvias escasas, abre la posibilidad de episodios de sequía atmosférica capaces de afectar el desarrollo de los cultivos y de cortar la cadena forrajera”, sintetiza el informe, cuyo pronóstico se extiende hasta el 7 de noviembre próximo.

El pronóstico agroclimático nacional refiere de manera general un “ascenso de la temperatura y precipitaciones moderadas”.

EN TODO EL PAÍS. Al comienzo de la perspectiva en la mayor parte del área agrícola nacional recibió vientos provenientes del sector nor/nordeste que rotando por momentos al sudeste, que hacen ascender la temperatura y provocan máximas superiores a lo normal.
“Entre mediados y finales de la perspectiva se producirá el paso de un frente de tormenta que traerá precipitaciones de variada intensidad, que se concentrarán sobre algunos focos, siendo escasas sobre la mayor parte del área agrícola nacional”, señala.

Junto con el paso del frente de tormenta, los vientos rotarán hacia el sector Sur, en la mayor parte del área agrícola nacional, provocando un moderado descenso térmico, con escaso riesgo de heladas. Las precipitaciones de la primera quincena de noviembre serán desparejas y comenzarán a generar marcados contrastes de humedad.

En la zona núcleo productiva, algunos productores de soja ya se encuentran preocupados por la escasez de lluvias que les permitan comenzar la siembra.

En cambio, el este del NOA, el norte de la Región del Chaco y el norte de la Mesopotamia observarán precipitaciones muy abundantes, superiores a lo normal, que generarán una situación de excesos hídricos. Las máximas rondarán los 30º pero habrá focos de calor de hasta 40º.

Contrariamente, el centro y el oeste del NOA, la mayor parte de Cuyo, la mayor parte de la Región Pampeana y el sur de la Mesopotamia observarán precipitaciones moderadas a escasas, que serán insuficientes para compensar el consumo de humedad que será provocado por las elevadas temperaturas que se pronostican.

En el sur de Córdoba, la mayor parte de La Pampa y el oeste y sur de Buenos Aires este proceso incrementará la falta de humedad que se registra.

Temas en esta nota

    Cargando...