Intiman a productores rurales

El Banco Nación reclama deudas que prometió refinanciar.

Por
06deNoviembrede2008a las07:08

El Banco Nación intimó en las últimas semanas a pequeños y medianos productores agropecuarios a regularizar sus deudas y tomó posesión de algunos campos en el sur de Santa Fe. Según anunció la presidenta Cristina Kirchner en pleno conflicto por las retenciones móviles, esos pasivos iban a ser refinanciados. Según fuentes del sector agropecuario, de los 4500 productores que mantienen deudas con el Nación, cerca de 1000 podrían perder sus explotaciones si avanzan los procesos judiciales en marcha.

Los afectados son, en general, pequeños y medianos productores, muchos de ellos enrolados en la Federación Agraria -fuertemente enfrentada al Gobierno-, que dejaron de cumplir sus obligaciones con el banco durante la recesión económica de fines de 1998, que derivó luego en la debacle de 2001. Se trata de establecimientos ubicados en economías regionales o áreas rurales periféricas, como el Chaco, Santiago del Estero, norte de Santa Fe y Córdoba y sur de Buenos Aires.

En la localidad santafecina de Villa Ocampo, los productores afectados se movilizaron en los últimos días frente a la sucursal local del Banco Nación. También en Presidencia Roque Sáenz Peña, en el Chaco. "Decidimos manifestarnos porque ya está el martillero designado para comenzar la constatación previa al comienzo de los remates, en principio, de tres campos de la zona", explicó un chacarero. Y añadió que "toda la cartera de morosos está en situación idéntica, están todos repartidos los edictos por parte de los juzgados de Villa Ocampo y de El Sombrerito", esta última una localidad situada a escasos diez kilómetros de aquella. Esa zona de la provincia ha sido duramente castigada por sucesivas sequías e inundaciones.

Provincias
La refinanciación anunciada por la Presidenta consiste en transferir las deudas a las provincias, que al no estar reguladas por las reglas del Banco Central tienen más flexibilidad para introducir quitas y extender plazos, y la creación de un fideicomiso del que se cobrará el Nación. Hasta ahora, este mecanismo sólo fue refrendado con Entre Ríos y Chaco (donde hay 56 productores con sentencia firme de remate), pero en esas provincias sólo se aplicó a los expedientes menos comprometidos judicialmente.

Santiago del Estero -donde hace dos meses se remató un campo de casi 200 hectáreas por 450.000 pesos- y Santa Fe -el gobernador Hermes Binner se reunió el viernes último con autoridades del banco- todavía no firmaron el convenio con la Nación. Un vocero del banco, que pidió reserva de su nombre, atribuyó a una motivación política de la Federación Agraria el reclamo de los productores y sostuvo que "las cédulas no son de remate, sino un llamado a dialogar". Los intentos de LA NACION de ampliar la versión de la entidad fueron infructuosos.

"Después de siete campañas consecutivas de pérdida por inundación, y ahora una sequía que no dejó nada en pie, y de decirnos que el problema ya se había solucionado, nos siguen mandando cédulas", dijo José Machinboroda, productor de Santa Silvina, en el Chaco, que explota 380 hectáreas dedicadas a la ganadería y la siembra de algodón, sorgo y soja. Este chacharero, delegado de la FAA en su localidad, convirtió su deuda de 100.000 pesos en una cédula hipotecaria en 1994 y pagó dos cuotas de unos 23.000 pesos antes de incurrir en el incumplimiento. "Ahora ni siquiera me saben decir cuál es la deuda", dijo.

Por José Crettaz
Con la colaboración de José E. Bordón (Santa Fe) y Leonel Rodríguez (Santiago del Estero).

Temas en esta nota

    Cargando...