El Gobierno evalúa incentivos fiscales para promover empleo

Sería una respuesta a los reclamos de Moyano; descartan redoblar las indemnizaciones.

Por
19deNoviembrede2008a las07:31

El gobierno de Cristina Kirchner rechazó ayer el reclamo del líder de la CGT, Hugo Moyano, para instituir la doble o triple indemnización por despido, pero a cambio estudia distintas medidas de incentivo fiscal para estimular la creación de empleo o inducir a los empresarios a que no se desprendan de los trabajadores en plena crisis económica.

Una de esas ideas sería el pago de las cargas patronales a cuenta del pago de impuesto a las ganancias, según confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada. "Hay cuatro o cinco puntos que se analizan: uno sería una medida fiscal", deslizó un alto funcionario del Poder Ejecutivo.

"El otro plan contra despidos ya se está ejecutando: los subsidios a los sueldos y el procedimiento preventivo de crisis", indicó otra fuente de Balcarce 50, tal como adelantó LA NACION el sábado último.

"Pero hasta que no vuelva la Presidenta de su gira por Africa no se darán a conocer otras medidas de incentivo fiscal", aseguró un funcionario. Esas medidas eran analizadas ayer por el ex presidente Néstor Kirchner desde la residencia de Olivos, en contacto permanente con el jefe del Gabinete, Sergio Massa, y el ministro de Economía, Carlos Fernández.

Precisamente fue Massa quien ayer expresó la voz más enérgica del rechazo a la propuesta de Moyano. "Hay que trabajar en soluciones prácticas para el momento y no atarse a otras que son duraderas y después cuesta trabajo desarmar", dijo el jefe del Gabinete desde Santiago del Estero.

Es un hecho que los reclamos de la CGT cayeron muy mal en la administración kirchnerista. Fueron tomadas como un acto de presión política difícil de digerir y sin ninguna chance de prosperar legislativamente.

Moyano anunció que le había encargado al abogado de la CGT y diputado nacional Héctor Recalde, del Frente para la Victoria, la redacción de un proyecto de ley para imponer la doble o triple indemnización por despido, sanciones para empleadores que despidieran trabajadores sin causa o la reincorporación del personal cesanteado con el pago de sueldos caídos.

Tiempos parlamentarios
En los hechos, explicaron en el Gobierno, esa medida nunca podría prosperar en el Congreso sin el aval de la Casa Rosada. La razón es muy sencilla y Recalde, que preside la Comisión de Legislación Laboral, la conoce: sólo quedan diez días para que el Congreso pueda votar esa ley, lo cual convierte en inviable el proyecto.

¿Por qué tan corto plazo? Resulta que el 30 del mes actual vence el período de sesiones ordinarias del Parlamento, que es el lapso en el cual pueden debatirse proyectos presentados por cualquier legislador. Luego de ese día comienza el período de sesiones extraordinarias del Congreso, en el cual sólo se tratan en las cámaras las leyes que impulsa el Poder Ejecutivo. "Y no hay chances de que el Gobierno impulse esta ley", señalan las fuentes oficiales. "Moyano no puede hacer votar esa ley: está corriendo con la vaina al Gobierno", se indignaron en Balcarce 50.

En lo que resta del período ordinario, el Congreso se abocará a sancionar la estatización de las AFJP, la prórroga del impuesto al cheque y el fondo del tabaco.

Mariano Obarrio.

Temas en esta nota

    Cargando...