No se creó empleo en el tercer trimestre

Son 2,73 millones las personas desocupadas; un estudio privado indica que siete de cada diez pobres tienen problemas laborales.

22deNoviembrede2008a las08:14

Luego de un período de progresiva desaceleración del ritmo de creación de puestos de trabajo, el tercer trimestre del año mostró, finalmente, según datos de fuente oficial, un estancamiento total en la cantidad de personas ocupadas. De acuerdo con estimaciones que surgen de los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en esos meses la cantidad de empleos urbanos se mantuvo sin cambios respecto del mismo trimestre de 2007.

La tasa de desocupación experimentó una leve disminución interanual, del 8,1 al 7,8% de la población activa, pero ello ocurrió sólo porque hubo una caída de la tasa de actividad (del 46,2 al 45,7%), que indica cuál es el porcentaje de personas, sobre la población total, que trabajan o buscan activamente hacerlo.

Con esos índices, es posible estimar que la cantidad de desocupados en la población urbana del país es de 1,25 millones de personas, a quienes se suman 1,47 millones que sí desarrollan alguna tarea, pero están subocupadas porque trabajan menos de 35 horas semanales.

"En el tercer trimestre se dejó de crear empleo", resumió el director de la Sociedad de Estudios Laborales (SEL), Ernesto Kritz, que estimó que la ocupación creció un 0,3% cuando se consideran las tasas corregidas por planes sociales. Esta corrección (presentada por el propio Indec) implica quitar de la lista de ocupados a quienes cobran algún programa como el de Jefes y Jefas de Hogar. Como la encuesta, en principio, no considera desocupados a estos beneficiarios ?cuando dicen que realizan alguna contraprestación laboral?, al hacer la corrección la tasa de desocupación estimada por la encuesta permanente de hogares se eleva al 8,1 por ciento.

Las causas
El índice del 0,3% estimado para la evolución del empleo entra en los márgenes de error estadístico, por lo que no implica un crecimiento de las fuentes laborales.

Los datos de la realidad laboral van mostrando así los efectos de la crisis financiera internacional, que se suman a factores internos que ya estaban marcando una desaceleración del ritmo de generación de puestos.

La situación, al menos según los resultados de un estudio privado, tuvo un primer impacto en la población más vulnerable. De acuerdo con una encuesta hecha en 2500 hogares urbanos por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), entre julio de 2007 e igual mes de 2008, el porcentaje de personas con problemas de empleo cayó del 47,9 al 45,8%. Sin embargo, las noticias no fueron buenas para los grupos con menor preparación: en el caso de los trabajadores con ciclo educativo primario incompleto, el índice se elevó del 43,8 al 54,4%, en tanto que en los estratos socioeconómicos "muy bajo" y "bajo" no se registraron mejoras. En el primer caso, siete de cada diez trabajadores mostraron, según la encuesta, tener problemas de empleo.

Para la elaboración del trabajo del centro de estudios, se consideran como problemas de empleo no sólo el hecho de estar desocupado, sino también tener alguna actividad, pero en forma precaria ?como la realización de changas?, o vivir una situación de inactividad forzada. En otras palabras: el relevamiento utiliza un concepto más amplio que los de desempleo o subempleo que considera tradicionalmente el Indec.

Con respecto a la encuesta oficial, si bien la tendencia reflejada está en línea con la baja del nivel de actividad y con otras estadísticas sobre el empleo en sectores particulares, también es cierto que los datos están salpicados por la crisis institucional que afecta al Indec desde enero de 2007, cuando el Gobierno intervino activamente, en principio, para la elaboración de los datos de la inflación.

En el caso del sondeo que mide la realidad labor

Temas en esta nota

    Cargando...