Una nueva raza de ganado se está adoptando en Formosa

Recientemente, durante el ciclo de conferencia de la 64º Exposición Nacional de Ganadería, Agricultura, Granja, Industria, Comercio y Turismo –Expo Formosa 2008- organizado por la Sociedad Rural de Formosa se presento la posibilidad de comenzar a trabajar con una nueva raza de vacunos: la Bonsmara.

Por
04deDiciembrede2008a las13:00

En efecto, el presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Bonsmara, Alfredo Esteves, dio una charla sobre esta nueva raza que se quiere adoptar en esta provincia, teniendo en cuenta que se trata de una raza Taurina que se instaló en el país para aportar su genética y sumar sus excelentes características a mucho de los bueno que han aportados otras razas en beneficio de la ganadería argentina. Por sus características es una alternativa para el escenario que afronta la ganadería de nuevas fronteras de nuestro país, generando valor agregado pro su calidad carnicera que puede clasificarse como óptima a la altura de las razas britanicas.

La tesis fue la siguiente: si una vaca sufre mucho calor no engorda y produce poca carne. Como hasta ahora el hombre no ha hecho mucho para modificar el clima -salvo para deteriorarlo, efecto invernadero mediante, claro- entonces habrá que pensar en cambiar los animales. A esa conclusión llegó el zootecnista sudafricano Jan C. Bonsma, creador de la raza Bonsmara, una especie que se adaptó con éxito al duro clima africano y que es considerada como la precursora en el desarrollo de la industria de la carne en el continente africano.

A principios del siglo pasado se creía que la baja productividad de las tradicionales razas británicas como Shorthton, Hereford y Aberdeen Angus era consecuencia del magro contenido nutricional de las pasturas sudafricanas. Los experimentos realizados por Bonsma en las estaciones de investigación Mara y Mesina, a partir de 1937, con vaquillonas de diversas razas británicas demostraron que esa creencia estaba equivocada.

Las pruebas demostraron que la baja productividad del ganado en las regiones tropicales y subtropicales no era un problema nutricional como se pensaba. Los resultados demostraron que los animales que sufrían menor "stress climático" mostraban la mayor productividad, es decir que el pelaje y la piel del animal juegan un rol relevante en el proceso de disipación del calor, lo que es de gran importancia para regular su temperatura en el ambiente. Bonsma pudo entonces demostrar que la proporción de cruzas necesaria para establecer una nueva raza que se adaptara a las condiciones áridas, era 5/8 Afrikaner, el ganado criollo sudafricano, y 3/8 raza británica. Luego de varios intentos, se llegó a la conclusión que la mejor cruza sería 5/8 Afrikaner, 3/16 Hereford y 3/16 Shorthorn y así nació la nueva raza: Bonsmara.

Los primeros embriones llegaron a la Argentina en 1995. Por sus características, la Bonsmara puede ser una respuesta a las limitaciones de las razas tradicionales en condiciones ambientales difíciles. La raza promete ser la más adecuada para enfrentar el desafío actual de la ganadería en Argentina en las regiones marginales. La arrolladora agriculturalización basada en el cultivo de la soja, empujó a la ganadería a ocupar las zonas menos explotadas todavía por el sector agropecuario.

Además de su gran capacidad de adaptación, la Bonsmara se caracteriza por su alta fertilidad, facilidad de parto y buena habilidad maternal, temprana madurez, excelente crecimiento a campo o a corral y sorprendente mansedumbre. Al ser una raza taurina, su carne es muy buena para la comercialización ya que es de muy alta calidad, gran terneza y buen sabor.

Temas en esta nota

    Cargando...