La crisis financiera mundial y su posible impacto en la cadena láctea

El presente informe es realizado en el marco del Programa Nacional de Lechería y el Proyecto de Cadenas Agroalimentarias y Agroindustriales del INTA, y tiene como objetivo hacer un análisis de la última crisis financiera mundial, cuyo epicentro principal fue Estados Unidos, pero que ya está diseminada e impactando fuertemente en casi todos los países desarrollados y emergentes de este mundo globalizado.

Por
18deDiciembrede2008a las07:15

Según el informe del Centro de Estudios Municipales y Provinciales de Santa Fe (CEMUPRO), la principal causa que generó esta crisis fue la financiarización de la economía que se inició hace casi treinta años, y cuyas principales consecuencias son:

1. incremento del peso relativo del sector financiero en detrimento del sector de la economía real,

2.transferencias de ingresos del sector real al sector financiero,

3.contribución al retroceso de la participación relativa del factor trabajo en la distribución funcional del ingreso y

4. una obvia vulnerabilidad del sistema financiero y del mercado de capitales internacional.

Como consecuencia de todo esto, no sólo viene siendo afectado el mercado financiero y de capitales a nivel mundial sino que también se registran caídas importantes en los valores de las materias primas, como son los casos de la soja en Chicago (principal producto de exportación del complejo agroindustrial Argentino) y del precio del petróleo, que a la fecha de realización del presente trabajo cotiza a 44,17 dólares el barril, un 65% por debajo del precio anterior a la crisis.

Concretamente, según los especialistas, tanto la caída del precio del barril como de la soja, estarían vinculadas a las bajas perspectivas de crecimiento que se proyectan en China y el mundo industrializado en general y a la leve apreciación que viene teniendo el dólar frente al Euro en estos últimos cuatro meses.

En Argentina -a pesar de no estar tan comprometida por encontrarse fuera del mercado financiero mundial- tanto el mercado de capitales como el financiero han sufrido una caída significativa. La oferta de créditos de los bancos privados se retrajo casi a cero y las tasas aumentaron considerablemente, llegando a registrarse una Tasa Nominal Anual (TNA) del 25% para financiar consumos con tarjeta de crédito y las tasas de los créditos existentes a tasa variable llegaron en algunos casos al 20% anual.

Con respecto al tipo de cambio, la devaluación del Real en Brasil, la incertidumbre de los ahorristas locales y las demandas concretas del sector industrial están generando una paulatina devaluación de nuestra moneda frente al dólar, que desde agosto a la fecha registra un aumento acumulado del 12%.

Por el Lic. Juan Cruz Terán.

Temas en esta nota

Seguí leyendo