En busca de un feedlot más ecológico

Con un sistema de comederos y aguadas móviles, cada bovino dispone de 80 m2. Con dieta de granos, la ganancia de peso diaria es de 1,3-1,5 kg. La rotación de bovinos evita la formación de barro y la emanación de olores.

Por
11deSeptiembrede2009a las07:15

Entre sus principales consecuencias, el avance de la superficie destinada a la agricultura generó un cambio estructural en los sistemas de producción de carne.

En diálogo con Infocampo, el médico veterinario Sebastián Vittone, del Inta Concepción del Uruguay, explicó que la liberación de tierras en zonas tradicionales de invernada concentró la actividad ganadera en tierras de menor calidad, o bien en corrales.En la actualidad, más del 60% de la hacienda que ingresa al mercado interno proviene de feedlots", destacó el profesional. "

En este contexto, y en la búsqueda de una invernada con menor impacto ambiental, desde esta experimental diseñaron un modelo de engorde a base de granos, con el objetivo de minimizar el impacto ambiental y mejorar el bienestar animal.

Para evaluar este modelo, ideal para pequeños y medianos engordadores, se preparó una unidad de producción experimental.En este planteo, cada animal cuentan con una superficie de 80 m2, mientras que en un feedlot tradicional es de 12- 14 m2. El alimento se les suministra mediante comederos móviles, tipo tolva (con patines o ruedas) y las aguadas también son móviles, con caños de PVC y bebederos con sistema de acople rápido.

En este punto, Vittone explicó que cambia la estructura clásica. "Por una cuestión de costos no puede ser corral. Se utiliza alambrado eléctrico de dos hilos, y es temporal, cada ciclo dura cerca de 100 días", explicó.

El punto central de este sistema son las rotaciones, que permiten una adecuada distribución de las heces bovinas. "De esta manera se evita la emanación de olores, la formación de barro y se minimiza la compactación del suelo", detalló.

El concepto de rotación nació luego de ver los resultados en análisis de agua y perfil de suelos. "Observamos un alto contenido de fósforo en las heces de los bovinos, y eso repercutía en el contenido de fósforo en el suelo", resaltó.

Otra de las ventajas de este sistema se vincula al bienestar animal. Al contar con más espacio, los bovinos siempre disponen de un lugar seco para descansar. "También permite mejorar el nivel de fertilidad del suelo, sobre todo en fósforo", señaló.

Este sistema se articula en base a ciclos de 100 días, con un total de 80 animales por ciclo. El peso inicial de los animales se ubica entre los 200-220 kilos.La ración utilizada en este modelo está compuesta por un 90% de grano de maíz y el resto de concentrado proteico.

"El grano entero de maíz evita timpanismos y acidosis. En animales que provienen de sistemas pastoriles es necesario un período de acostumbramiento", detalló.

En relación a la ganancia de peso, y sobre datos relevados sobre cuatro tropas de 40 animales, el sistema permite entre 1,3 a 1,5 kg/día. "Los costos en alimentos por kilo producido son similares a un encierre tradicional", estimó.

En cuanto a la eficiencia de conversión, en un período de 100 días, fue de 6,5-7:1. "Este índice depende de la categoría y el peso de terminación", sostuvo.

Si bien este sistema está diseñado para un encierre a pequeña escala, Vittone explicó que buscan brindar un modelo que pueda ser replicado en sus diferentes partes, y no sólo en su conjunto.

Andrés Lobato

(Nota publicada en la Edición de hoy del Semanario Infocampo)

Temas en esta nota

    Cargando...