Podrían parar una planta por las barreras de Brasil

McCain advirtió que peligran sus ventas de papas fritas a ese país.

Por
04deNoviembrede2009a las07:44

Las autoridades de la empresa McCain advierten que la semana próxima podría detenerse la producción de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Balcarce luego de la decisión que tomó la Secretaría de Comercio de Brasil, hace dos semanas, de limitar las importaciones de ciertos productos perecederos que llegan desde la Argentina.

La empresa canadiense, instalada en el país desde 1995, sufre directamente la eliminación de las licencias automáticas de importación, que reglamentó el gobierno brasileño el martes 20 de octubre pasado, porque el 80 por ciento de su producción, más de 100.000 toneladas anuales, tiene como destino a Brasil.

La medida del gobierno de Lula afecta a productos perecederos, entre ellos la papa y sus derivados -como el caso de McCain, que exporta congelados-. La empresa es la principal productora de papas prefritas congeladas y puré en escamas (deshidratado) para supermercados, restaurantes y cadenas de comidas rápidas.

El ministro de Economía, Amado Boudou, había advertido, en declaraciones radiales, que el Gobierno no iba a tolerar que las medidas restrictivas que aplica Brasil sobre mercadería argentina en tránsito afectaran a los productos perecederos. Y aclaró que cada vez que la Argentina ha analizado alguna cuestión de comercio con Brasil "lo hizo sobre productos no perecederos para no afectar la producción".

Sin previo aviso, los directivos de la empresa alimentaria se enteraron de la existencia de tal norma cuando los camiones comenzaron a ser detenidos en la frontera porque les faltaba la nueva licencia previa de importación, indicó a LA NACION Lucas Alvarez Bayón, director de Supply Chain para América del Sur de McCain.

Tras varias negociaciones, los vehículos en tránsito fueron liberados y pudieron cruzar a Brasil, pero actualmente la situación se ha complicado. Sobre todo cuando las licencias de importación otorgadas en los últimos 15 días equivalen al despacho diario de la compañía en tiempos normales.

Depósitos llenos
El directivo Alvarez Bayón se mostró preocupado porque a partir de la próxima semana el flujo de la producción quedaría trabado, con la consiguiente pérdida comercial y, además, se acumularía mercadería en stock que tiene un límite para ser almacenada antes de echarse a perder. Desafortunadamente para la empresa, los depósitos que tienen las características de mantener las papas congeladas están plenos en su capacidad.

Eso sin contar que se vería afectado el empleo de alrededor de 7000 trabajadores que dependen, directa e indirectamente, de la planta procesadora. Esta cantidad incluye a los productores de papa provenientes de Tandil, Necochea y la ciudad donde está emplazada la planta que proveen al proceso de producción de la compañía.

Ante esta situación, los ejecutivos de la firma han llevado adelante gestiones ante el Ministerio de Economía y la Cancillería, como también ante distintas cámaras de la exportación, con el objeto de buscarle una solución al conflicto que, de no solucionarse en los próximos días, perjudicará el desenvolvimiento comercial de McCain.

Durante la semana que pasó, productores vitivinícolas agrupados en Bodegas Argentinas emitieron un comunicado en el que expresaron su desacuerdo con la medida adoptada por el gobierno de Lula da Silva y dijeron que ese tipo de licencias provoca que la demora llegue a más de 60 días, lo que "causa un daño irreparable" al sector.

Valeria Musse
De la corresponsalía La Plata

Temas en esta nota

    Cargando...