La Iglesia reclamó políticas para "cohesionar y pacificar" al país

Hizo un duro diagnóstico sobre la situación nacional. Y apuntó al Gobierno.

Por
12deNoviembrede2009a las07:36

Preocupados por el creciente nivel de conflictividad social, los obispos de todo el país le pidieron ayer al Gobierno que "adopte políticas a fin de cohesionar y pacificar al pueblo argentino". La solicitud fue hecha mediante un comunicado redactado luego de que realizaran un inquietante diagnóstico de la situación nacional, en el marco de su segundo y último plenario del año que realizan desde el lunes y hasta el sábado en Pilar.

Fuentes eclesiásticas revelaron a Clarín que en el intercambio de opiniones, hubo una generalizada impresión entre los obispos acerca de que "la convivencia en el país está degradada". Si bien dijeron que ello es consecuencia sobre todo de la creciente conflictividad social, señalaron que también es producto de "la degradación del funcionamiento de las diferentes instituciones y sectores que hacen a la vida nacional".

La exhortación a la pacificación de los obispos fue hecha cuando crecen las protestas sociales y su virulencia. Entre las notorias se cuentan en esta capital el corte la semana pasada de la avenida 9 de Julio por parte de piqueteros no kirchneristas que reclamaban el acceso a los planes sociales sin intermediación de los intendentes. Y un paro de subterráneos dejó el martes sin servicio a un millón y medio de usuarios.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner denunció el lunes que las protestas de sectores no oficialistas eran "provocadas y amplificadas" para desestabilizar su gestión. Ello derivó en que la CGT -que encabeza por Hugo Moyano, aliado clave de la Casa Rosada- decidiera al día siguiente convocar a una movilización a Plaza de Mayo para el viernes de la semana que viene, a las 16, en apoyo del Gobierno (pág. 3).

La preocupación de los obispos es tal que piensan volver sobre el tema en una declaración más larga y exhaustiva, que difundirían hoy o mañana. El comunicado de ayer se inscribe en una evocación de la mediación del Papa Juan Pablo II entre la Argentina y Chile por el diferendo limítrofe del canal de Beagle, al cumplirse a fin de mes 25 años del Tratado de Paz y Amistad firmado por ambos países que selló un acuerdo.

Al final de ese texto, los obispos dicen que "los principios que dieron origen (a aquel tratado), que dispone la obligación de solucionar todas sus controversias por medios pacíficos, son inspiradores también en el presente para la conducta de los ciudadanos y de los sectores sociales. Y para las políticas que han de adoptar las autoridades a fin de cohesionar y pacificar al pueblo argentino".

Trascendió, además, que los obispos -grandes impulsores de la asignación universal para menores pobres- no quedaron del todo conformes con el anuncio de la implementación de esa ayuda hecho días pasados por la presidenta. El vocero del Episcopado, presbítero Jorge Oesterheld, insistió en que quieren que esa asignación se plasme en una ley ampliamente consensuada en el Congreso.

Oesterheld reconoció también que los obispos esperan conocer en detalle el decreto que dispone la ayuda para saber si queda lo suficientemente a salvo de los manejos clientelísticos. Pero no opinó sobre la decisión de financiarla con fondos de la ANSeS.

Otro de los anhelos de los obispos es la reforma política para mejorar la representación y transparentar las prácticas electorales. Pero como el proyecto se discute actualmente en el Congreso, la Iglesia no abrió juicios sobre su alcance. Las sesiones del Episcopado, en la casa El Cenáculo, son encabezadas por su presidente, el cardenal Jorge Bergoglio. Ayer, en un alto, los obispos celebraron una misa en la basílica de Luján.

Por: Sergio Rubin.

Temas en esta nota

    Cargando...