Reconocen que es difícil evitar que el dengue cruce la frontera

Pese a que se amplió el área de vigilancia epidemiológica, los controles no alcanzan.

Por
18deDiciembrede2009a las10:24

En la salud, como en las enfermedades, no hay fronteras", señala el subsecretario de Prevención y Control de Riesgos de la Nación, Gabriel Yedlin. Lo dice cuando acaba de confirmarse el segundo caso de dengue de esta temporada: una mujer que vive en la ciudad de Santa Fe, y que contrajo el virus en Colombia. Lo dice además teniendo presente que estamos en vísperas de las Fiestas, una época de intenso tránsito.

"La trasmisión del virus no se produce a través del mosquito sino de una persona enferma, que lleva el virus en su sangre; contagia cuando está con fiebre -recuerda Yedlin-. Puede estar incubando la enfermedad y, no estando aún enfermo, cruza la frontera porque trabaja, hace compras, tiene familia o viaja por las fiestas; y de esa manera el virus ingresa de un país a otro. No hay ningún modo de que estemos vírgenes del dengue, si los países ''de la vuelta ''tienen importante cantidad de casos".

El lunes, el Ministerio de Salud de Misiones decretó el alerta amarilla tras la confirmación de tres casos positivos de dengue "autóctono" en la ciudad paraguaya de Presidente Franco, a 15 kilómetros de Puerto Iguazú. Dos días después se confirmó el primer caso "importado" en Argentina: un ex gendarme que hace unos diez días estuvo en Paraguay.

"Pedimos a la Prefectura que haga un esfuerzo para evitar que la gente ingrese al país por pasos no habilitados", contó el subsecretario de Salud Pública, Oscar Herrera Ahuad, para quien las fronteras con Paraguay son "muy lábiles". En el puente internacional que une Puerto Iguazú con Foz do Iguaçú se instalaron agentes sanitarios; una campaña similar se montará en el puente Posadas- Encarnación (Paraguay).

El área de vigilancia epidemiológica se amplió en las últimas horas y ahora llega hasta Montecarlo, 120 kilómetros al sur de las Cataratas. La búsqueda de casos febriles sospechosos y las tareas de descacharrado se realizan ahora en ocho ciudades del norte de Misiones. Así, ayer se reportaron tres nuevos casos sospechosos, y se espera la confirmación de laboratorio.

Yedlin subraya que el resultado no modifica el diagnóstico -que se hace a partir de los síntomas clínicos-, ni el tratamiento. Y recalca que basta con el diagnóstico para recetarle paracetamol, descacharrar y fumigar en torno de su vivienda, y buscar allí otros febriles sospechosos. "La muestra es una herramienta de vigilancia de laboratorio", aclara el médico.

Los funcionarios de salud también están atentos con Salta. "No hay que esperar a que haya un caso de dengue para decir que comenzó el brote, y que la gente tome conciencia de lo que puede ocurrir. Aquí en Orán, la situación es muy delicada, porque en estos meses hubo focos de larvas del mosquito Aedes aegypti que no se combatieron, por la falta de colaboración de los vecinos", advirtió la coordinadora de Defensa Civil de la comuna, Sara Rivero de Ruiz.

"En Orán hay unas 21.000 viviendas, y el 35% de los propietarios no colabora con los consejos que a cada rato se les pasa por los medios -revela Rivero de Ruiz-. Con que se dé un solo caso, la cosa va a ser seria para toda la región".

Yedlin asegura que la Nación y las provincias han trabajado mucho desde agosto, como para reaccionar con rapidez. Y recomienda, ante la aparición de fiebre, dolores musculares, de abdomen o de cabeza, y erupciones, no ir a trabajar y consultar al médico.

Ernesto Azarkevich (Misiones)

Jesús Rodríguez (Salta)

Temas en esta nota