Reabren el canje por una semana

Entregarán los mismos bonos que antes, pero la suba en los precios permitirá a los inversores una ganancia mayor.

23deDiciembrede2010a las08:03

El Ministerio de Economía reabrió ayer por una semana el canje de la deuda para salir del default, que les permitirá a los bonistas que aún no ingresaron recibir un valor de mercado más favorable que el percibido por quienes tomaron la oferta de principios de año.

En una decisión sorpresiva, se publicó ayer una resolución que le permitirá al Gobierno acercarse algunas décimas más al 95% de adhesión total que quiere alcanzar entre los bonistas, pero representantes de grupos argentinos y extranjeros anticiparon a La Nacion su rechazo.

Por esta razón, el comentario predominante ayer entre analistas y operadores de bonos en el mercado local y en Nueva York es que seguramente esta tardía y breve reapertura podría estar hecha "a medida" de algún grupo inversor.

Aunque el equipo que lidera el ministro Amado Boudou dejó trascender que aspiran a sumar apenas US$ 100 millones en esta fase, una fuente del mercado afirmó que "el Ministerio no estaría reabriendo el canje sin la certeza de tener adentro unos US$ 2000 millones que puedan ingresar antes de fin de año".

La resolución indica que los bonistas recibirán bonos Discount con vencimiento en 2033, sin el pago en efectivo por los intereses que recibieron quienes ingresaron en el segundo canje de la deuda, desarrollado en la primera parte de este año. A eso se sumará el cupón ligado al producto bruto interno (PBI).

Sin embargo, el Discount cotiza ahora cerca del Par. Debido al fuerte rally de los bonos soberanos registrado desde el último canje, analistas calcularon que posiblemente quienes ingresen ahora se llevarán una oferta que vale 10 dólares más que la anterior.

Además, "si alguien compró bonos en default a 28 después del último canje, ahora se podría estar llevando el doble", agregó un operador desde Nueva York, mientras analizaba entusiasmado la planilla de adhesión enviada por el Gobierno. Tampoco se descartó que el Tesoro se pueda beneficiar con su propia cartera de bonos.

"La última posibilidad"
El secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, afirmó a la agencia Reuters que se trata de la "ultima posibilidad" para los bonistas.

Algo parecido se había dicho cuando se cerró previamente el canje, con una adhesión del 67%; en la primera oferta, realizada en 2005, se obtuvo una adhesión del 76 por ciento.

El cierre a fin de año se debe a que el Congreso autorizó hasta entonces la suspensión de la ley cerrojo, que impedía reabrir la oferta de 2005.

La diferencia con la última operación, aclaró Lorenzino, es que no habrá participación de los bancos asesores, sino que los inversores interesados deberán canjear directamente sus bonos en la Caja de Valores. Según las cifras del Gobierno, la deuda que sigue en default es de US$ 6100 millones -con unos US$ 4000 millones en manos de los denominados fondos buitre-, pero representantes de bonistas estiran este cálculo casi hasta US$ 9000 millones.

Representantes del Grupo de Tareas Estadounidense para la Argentina (ATFA) y de la Asociación de Damnificados por el Default y la Pesificación (Adapd) afirmaron que no aceptarán participar en esta nueva instancia. Horacio Vázquez, de Adapd, expresó que "todos los bonistas con sentencias firmes favorables en Estados Unidos no van a ingresar ahora". Además, confesó que "es extraño el timing del relanzamiento, y sólo se justifica si algún banco o un fondo inversor particular prometieron sumar bonos".

Vázquez aseguró desconocer el monto exacto de los holdouts locales, pero relató que pocas semanas atrás el polémico representante de los bonistas italianos Nicola Stock afirmó que en ese país aún restan ingresar US$ 1300 millones.

Alberto Bernal, del fondo de inversión Bulltick, dijo que la decisión "es positiva" porque mue

Temas en esta nota

    Cargando...