Prevén que Argentina crecerá 5% en 2011 y alertan sobre la inflación

En un combo que incluyó crecimiento e inflación, la economía argentina sadrá airosa de 2010.

27deDiciembrede2010a las10:10

 Así lo revela un informe elaborado por la consultora Ecolatina, la cual prevé que el país puede crecer el año próximo en torno al 5 por ciento, tras atravesar un período marcado por varios "aspectos positivos" como la fuerte recuperación económica, la expansión del crédito y la estabilidad cambiaria, combinado con un proceso de aceleración inflacionaria que se perfila como el principal desafío, junto a la inversión, para el 2011.

Según el relevamiento de Ecolatina titulado "Perspectivas y desafíos para 2001", la consultora indica que "las proyecciones son alentadoras en general: se estima que el PBI crecerá cerca de 5 por ciento" y en el balance de 2010 destaca "la fuerte recuperación y expansión de la economía". Al respecto, detalló los "tres factores explican el repunte de la actividad: la mejora en el contexto internacional, la excelente campaña agrícola y la pujante la demanda interna".

Además, enumeró entre otros "aspectos positivos" la expansión del crédito, la mejora de las expectativas, la estabilidad cambiaria y el fuerte crecimiento del consumo.

Así, enfatizó que la recuperación de los principales socios comerciales, la campaña sojera récord, y la suba de los commodities, impulsaron las exportaciones, que proyectó que cerrarán el año con un volumen cercano a los 68.500 millones de dólares, lo que representa un alza de 23 por ciento frente al nivel registrado en 2009.

Aún así, destacó que los principales desafíos para el próximo año radican en "estimular la inversión" y "contener" la suba de precios, en función de que entre los hechos negativos que destaca del año que está por finalizar se encuentran "la aceleración de la inflación, principalmente en alimentos".

Por otra parte, detalló que la expansión del crédito, la mejora de las expectativas, la estabilidad cambiaria y la falta de alternativas de inversión frente a la inflación real, "generaron un fuerte crecimiento del consumo".

Carrera de ingresos. Además, el informe de Ecolatina señaló que la fuerte suba de la carne elevó los reclamos salariales de los trabajadores, acelerando la carrera entre precios y salarios", al tiempo que "las señales de política no ayudaron a contener las presiones inflacionarias, y las cifras oficiales se alejaron cada vez más de la realidad".

"El balance final del año en materia económica es positivo, especialmente si se tiene en cuenta que la actividad estaría promediando una expansión de 8 por ciento. Sin embargo, la elevada inflación —más elevada aún en alimentos— no permite plasmar el fuerte crecimiento en mejoras significativas de las variables sociales", analizó.

En este marco, para Ecolatina los principales desafíos en 2011 para evitar que el crecimiento de la actividad "se resienta" pasan por "estimular la inversión, contener la inflación y acotar la nominalidad ascendente de la economía".

"Es importante destacar que acelerar el incremento nominal de la demanda sin apuntalar la oferta local implica mayores presiones inflacionarias que licuan las mejoras salariales y afectan la realización de inversiones", advirtió.

Al respecto, planteó que "el ordenamiento de esta situación requiere coordinar la puja distributiva y evitar que la regulación oficial sume incertidumbre al proceso productivo".

No obstante, ponderó que "el gobierno exhibió algunas señales, como los acuerdos con empresas y trabajadores y la elaboración de un nuevo índice nacional de precios con el FMI".

"Resta conocer la eficacia de estas acciones, especialmente si hay un desborde del gasto y se instrumenta una política monetaria muy expansiva", consideró.

Por último, la consultora evaluó que "el contexto de elecciones no será el propicio para superar los

Temas en esta nota

    Cargando...