Banqueros, legisladores y economistas reclaman a Marcó del Pont empezar a emitir billetes de $ 200

La escasez de efectivo de las últimos meses, provocada por los aumentos del consumo y la inflación, multiplicó los reclamos de los especialistas para que se emita dinero de mayor denominación. Desde el BCRA ya aclararon en varias oportunidades que no ven aún necesidad de adoptar esta medida.

30deDiciembrede2010a las07:47

Las graves dificultades que mostraron los bancos en la entrega de billetes provocaron un bombardeo de propuestas y reclamos de banqueros, economistas y políticos durante las últimas semanas hacia Mercedes Marcó del Pont. Todos ellos, solicitando que el Banco Central se decida a imprimir billetes de mayor denominación en un intento por terminar con la escasez de dinero que sufre la gente ante los fuertes incrementos en los niveles de consumo y de la inflación.

El lanzamiento de billetes de $ 200, $ 500 y hasta $ 1.000 ya forma parte de cartas que fueron presentadas formalmente en el BCRA, declaraciones públicas que hicieron ex funcionarios de la entidad, y hasta proyectos de ley que fueron diseñados en las dos cámaras del Congreso y que esperan ser tratados en comisión.

Semanas atrás, la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), que preside Mario Vicens, presentó formalmente ante el Banco Central una nota técnica con la sugerencia de comenzar a imprimir billetes de mayor denominación. “El reclamo fue presentado ante la escasez de efectivo. Pero aparentemente quedó en la nada. Es raro, porque es algo que no necesariamente debe responder a una cuestión inflacionaria. Europa mismo tiene billetes grandes. Es algo que hoy se necesita porque aumentó la circulación. Es como una ley física: en el cartucho de un cajero entra una cantidad limitada de billetes de $ 100”, se exasperó el ejecutivo de uno de los bancos líderes que integra la asociación. Desde ABA, sin embargo, no quisieron responder a las consultas de El Cronista.

En el Congreso ya fueron presentados tres proyectos de ley con esta misma propuesta: dos de ellos, en Diputados, diseñados por Federico Pinedo (PRO) y Gerardo Milman (GEN); y uno en Senadores, elaborado por Pablo Verani (UCR).

“El elevado nivel de inflación que padece la economía y la deliberada decisión del Ejecutivo de ignorar dicho fenómeno han dejado desactualizado el valor de la moneda, lo que dificulta las transacciones comerciales y financieras”, dice el texto de Pinedo. Su iniciativa daría margen a Marcó del Pont para empezar a emitir billetes de $ 200, $ 500 y hasta $ 1.000.

El proyecto de Milman se limita a determinar la “puesta en circulación de billetes de curso legal de $ 200” y a “reglamentar la ley en un plazo de 90 días”. El de Verani se anima incluso a tentar al oficialismo con un slogan: “200 años, 200 pesos”.

La polémica dio pie también al senador radical Gerardo Morales y a la diputada del GEN, Margarita Stolbizer, para comparar las actuales limitaciones que sufren los clientes bancarios con el “corralito” diseñado a fines de 2001 durante el gobierno de Fernando de la Rúa.

“Los bancos advirtieron hace seis meses la falta de billetes de $ 100, pero el Gobierno se negó a admitirlo y hoy estamos frente a un corralito de hecho”, disparó Morales. Stolbizer lanzó su sentencia en la red social Twitter: “La falta de efectivo es un corralito encubierto de Cristina Kirchner”, dijo.

Otros dos funcionarios con trayectoria en el Central se involucraron en el debate durante los últimos días. Aldo Pignanelli, ex presidente de la entidad, dio el visto bueno a la idea de imprimir un billete de $ 200 y consideró “inconcebible la imprevisión del Banco Central, que sabía que en diciembre siempre hay una alta demanda de billetes”. El economista Miguel Kiguel, ex sub-gerente general de Economía y Finanzas del BCRA, comentó a este diario que “hoy la solución más fácil es emitir un billete de $ 200, dado que la dem

Temas en esta nota

    Cargando...