El maíz en floración necesita agua

En algunas zonas, la lluvia caída hasta el miércoles fue insuficiente. La alta temperatura agrava el escenario.

31deDiciembrede2010a las08:02

En la región pampeana se vivió una semana con jornadas calurosas y secas. Fue como consecuencia de ubicarse sobre ella un sistema de alta presión que impedía el ingreso de nuevas masas de aire. Sólo ocurriendo algunas precipitaciones de tipo convectivas que entregaron chaparrones muy sectorizados o localizados, en ocasiones acompañados por muy fuertes ráfagas de vientos, como sucedió en Piquillín. Las lluvias se focalizaron sobre el centro de Córdoba y, con mayores milimetrajes, en el nordeste de Entre Ríos. Esos aportes, si bien fueron bienvenidos, prontamente se vieron minimizados como consecuencia de las muy altas temperaturas, tanto máximas como mínimas, que se instalaron y perduraron a lo largo del período que se informa. Como consecuencia de ello, la oferta de agua para las producciones en marcha y para las que se encuentran en vías de instalación, sigue siendo muy acotada. El agua es necesaria para los maíces que están en floración, para la soja, que está en progreso vegetativo, y las forrajeras en general. También se necesita para avanzar con la siembra de maíces y sojas de segunda.

En la provincia. Traslasierra. Hubo lluvias generales, dispersas y de bajos milimetrajes (cuatro a ocho milímetros), a excepción de Pocho, Salsacate y otras localidades que recibieron entre 15 y 25 milímetros. El descenso de temperatura hizo menos agresivo el ambiente para los cultivos de verano en marcha. La oferta de forraje, que venía con altibajos primero por la sequía y luego por los fríos y heladas de los primeros días de diciembre, ahora también se van reponiendo. Los cortes de alfalfas bajo riego se siguen apurando. Se colocan con buen ritmo rollos y fardos en establecimientos de la zona y en otras provincias complicas por la sequía.

Cruz del Eje. Las lluvias de finales de la semana pasada (entre 20 y 60 milímetros según los lugares) trajeron alivio. El martes volvieron a caer algunos milímetros más (cinco) que, si bien no aportaron demasiado, generaron un cambio de la tendencia detrimental que se había instalado en la zona hasta esa fecha. Con esos aportes colectados en las respectivas cuencas se operó un leve repunte de las cotas de los dique de Cruz del Eje y también de Pichanas. Ahora se espera que comience a repuntar la oferta de forraje y los cultivos de la zona.

Norte. Sigue con problemas por la falta de lluvias verdaderamente aportantes y generalizadas. En la semana se volvieron a repetir eventos pluviométricos muy dispares, con sitios como Cañada de Luque y Las Arrias que registraron más de 50 milímetros y otros donde cayó poco y nada (Eufrasio Loza, y Sinsacate, entre cinco y ocho). En Villa María del Río Seco pasaron tormentas muy amenazantes pero prácticamente no hubo aportes de lluvias. Los cultivos de verano que se llegaron a instalar se muestran ya bastante mal, hasta los sorgos que son de lo más aguantadores se van acartuchando y necrosando en parte el follaje.

Río Primero. Además de lluvias de montos variables hubo un pequeño tornado que, con fuertes ráfagas de viento, afectó una franja comprendida entre las localidades de Capilla de los Remedios, Piquillín, Obispo Trejo y La Puerta, con un ancho abarcativo cercano a cinco kilómetros. En esos campos quedaron muy dañados el maíz y la soja; el cereal ya estaba en floración y la oleaginosa todavía en estado vegetativo. Hacia el norte del departamento hubo buenas lluvias que permitieron avanzar con las siembras tardías y consolidar a los maíces en floración. La cosecha de trigo ha culminado con muy buenos resultados para los lotes que quedaron vigentes: 35 quintales por hectárea.

San Justo. El jueves pasado se registraron lluvias entre 20 y más de 60 milímetros. Luego operó un paulatino ascenso de temperatura, registrándose marc

Temas en esta nota

    Cargando...