Las calificadoras vuelven a la carga y disparan contra Grecia y EE.UU.

Datos sobre el fuerte crecimiento de China y la predisposición de la Fed a sostener el estímulo impulsaron a las bolsas. Pero más tarde Fitch redujo aún más la nota griega y Moody’s puso en revisión para una posible baja la calificación de EE.UU.

Por
14deJuliode2011a las09:40

Las calificadoras de riesgo se cansan de perder amigos. Primero Fitch empujó ayer la calificación de la deuda de Grecia a un nivel más profundo dentro del territorio basura y más tarde Moody’s colocó a la deuda de los Estados Unidos en revisión para una posible rebaja. Dos golpes que truncaron una jornada que se presentaba positiva.
El día había comenzado con cierto optimismo para los inversores, luego de que se conocieran datos alentadores de crecimiento de la economía y la industria en China, el excepcional motor de la demanda global.

El gigante asiático se expandió al 9,5% en el segundo trimestre, por encima de las estimaciones aunque mostrando una tendencia de desaceleración, algo consecuente con su política anti inflacionaria.

Las subas generadas por esos datos fueron impulsadas aún más por las declaraciones del presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos ante el Congreso de ese país.
Bernanke expresó que la Fed “está preparada para tomar medidas adicionales si la economía americana presentara signos de estancamiento”, es decir, dejó abierta la puerta para mayores compras de bonos del gobierno de EE.UU., y el mantenimiento de la política de tasas de interés bajas por un tiempo prolongado.
A caballo de esos dos datos, los mercados a ambos lados del océano se animaron a tímidas subas.

Hasta que llegó la noticia de que Fitch Ratings rebajó la calificación crediticia de Grecia aún más en la categoría basura, debido a la ausencia de un nuevo programa de financiamiento para el país. “La elevada incertidumbre sobre el papel de los acreedores privados en un futuro plan de financiamiento de la UE y el FMI también pesó en la decisión”, dijo Fitch en un comunicado.

La incertidumbre proveniente de Europa está lejos de ser superada. Un encuentro extraordinario de ministros de Finanzas europeos previsto para el próximo viernes fue cancelado, ya que las autoridades de la zona euro necesitan más tiempo para trabajar en un nuevo paquete de rescate a Grecia. La resistencia de las calificadoras al “plan francés” de reprogramación voluntaria de la deuda helena está reforzando cada vez más la necesidad de una reestructuración de deuda hecha y derecha, sin eufemismos, pero las negociaciones todavía son preliminares.
Como las noticias de las calificadoras se conocieron después del cierre bursátil europeo, en el viejo continente primaron las alzas. El índice FTSE 100 inglés ganó 0,6%, el Dax alemán aumentó 1,3%, y el IBEX español 0,7%.

Pero la rebaja de la nota de Grecia llegó a tiempo para moderar las subas en Nueva York y Buenos Aires. El Dow Jones y el S&P 500 subieron 0,4% y 0,3%, respectivamente, cayendo desde números más altos mientras que el Merval ganó 0,2%.
Con la jornada de Wall Street finalizada, llegó el otro golpe. Otra calificadora de riesgo, Moody’s, aseguró que los Estados Unidos podrían sufrir una rebaja de su calificación crediticia en las próximas semanas si los legisladores no logran incrementar el techo de la deuda del país y fuerzan, de esa manera, al Gobierno a incumplir el pago de su deuda. Es la primera de las tres grandes agencias calificadoras en colocar la tradicional calificación “AAA” de los Estados Unidos en duda.

Temas en esta nota