Tregua europea dio un día de revancha al mercado

Hubo subas de hasta 3,8% en las bolsas. Los inversores se concentraron en Europa e hicieron oídos sordos a datos de empleo en EE.UU. y la negociación por el techo de deuda.

22deJuliode2011a las07:51

El rescate a Grecia por parte del FMI y la Unión Europea desató una ola compradora en los mercados, luego del importante castigo que habían sufrido los inversores en medio de las idas y vueltas sobre la situación griega. Si bien varios analistas dudan que el panorama se haya despejado del todo, por lo menos es un aliciente en medio de tanta incertidumbre. Así las cosas, los índices bursátiles del mundo ganaron hasta 3,8%. En Wall Street, el Dow Jones avanzó 1,2%, el S&P500 1,3% y el Nasdaq 0,7%. Mientras que en en Europa se vio el mayor desahogo: Fráncfort mejoró 0,9%, París 1,7%, Londres 0,8%, Milán 3,8%, Madrid 2,9%, Lisboa 1% y Atenas 2,5%.

El mega paquete de rescate a Grecia hizo incluso que los inversores pasaran por alto algunas noticias no tan positivas en EE.UU.. Concretamente, la cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo en EE.UU. aumentó en 10.000 la semana pasada. Tampoco impactó una nueva advertencia lanzada por la agencia Standard & Poor’s acerca de que hay un 50% de probabilidades de que en los próximos 90 días baje la calificación de la deuda a largo plazo de EE.UU..

Como muchas veces sucede, el mercado quiso quedarse con lo bueno y descartar lo malo. En esa línea, algo que sumó efervescencia fueron los resultados corporativos que siguen apareciendo en Wall Street: Morgan Stanley anunció que perdió en el segundo trimestre del año u$s 558 millones, frente a una ganancia de u$s 1.578 millones en el mismo trimestre de 2010. El dato fue que esa pérdida neta fue menor a la pronosticada por el consenso de los analistas. “Hay un montón de temas que al menos en el corto plazo le dan a los compradores razones para comprar y a algunos vendedores motivos para no vender, lo que le da un impulso al mercado”, dijo Rick Bensignor, estratega jefe de mercado de Dahlman Rose, en Nueva York. Algo que pinta de cuerpo entero que los inversores no están convalidando la idea de un default de EE.UU. es la evolución de los los bonos del Tesoro. La tasa a 10 años subió 8 puntos básicos hasta 3,01%, lo que muestra que los temores por ahora no están palpables.

El ambiente más distendido también resultó propicio para los commodities. En el mercado de materias primas, el petróleo ganó 0,8% (u$s 99,2) y retomó su recuperación; mientras que el oro cedió 0,4% hasta los u$s 1.590 extendiendo el respiro de los últimos días a pesar de que está a pasos de sus máximos históricos. El metal precioso acaba de perforar la barrera de los u$s 1.600 la onza, un fenómeno que refleja la creciente incertidumbre que aqueja a los inversores.

En el mercado local, los activos argentinos también pudieron aprovechar la ráfaga de optimismo que recorrió las plazas internacionales.
Lo más destacable fue la recuperación de los títulos públicos. Principalmente los emitidos en pesos, que como en el caso del Discount, llegaron a anotaron ganancias de hasta 4,5%.

También mostró una importante evolución el Bogar 2018, que ganó 3,70%. Entre los emitidos en dólares, el Global 2017 (el emitido en el canje del 2010) subió 1,12% mientras que el Boden 15 se apreció 0,40%. “El acuerdo por Grecia quitó incertidumbre y esto dio aliento para una excelente jornada en el sector financiero, que permitió una fuerte recuperación en los bonos emitidos en pesos por su atraso de precios”, dijo Ignacio Corsiglia, operador de Corsiglia y Compañía Sociedad de Bolsa. La asignatura quizás fue el caudal de negocios. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se operó un caudal medio de transacciones, al realizarse u$s 284 millones. Otro ingrediente positivo es que el riesgo país, el indicador que elabora el bancos JPMorgan, cedió 3,42% y quebró la barrer

Temas en esta nota