Impulsan en el Congreso proyectos que obligan al Banco Central a adoptar metas de inflación

Dos iniciativas en el Senado buscan que la entidad rectora incorpore en su Carta Orgánica la obligatoriedad de dar a conocer pronósticos para la inflación y que actúe en consecuencia. Una tercera iniciativa, en cambio, pretende obligar a la entidad monetaria a “coordinar su cometido con el Poder Ejecutivo”.

25deJuliode2011a las08:02

Hace algunos días, el ex ministro de Economía de Chile, Alejandro Foxley, dejó con la boca abierta a su auditorio argentino. En el Marriott Plaza, el ex funcionario recordó su experiencia al negociar con gremios e instaurar el sistema de metas de inflación que, dijo, le permitió a su país reducir el avance de precios desde el 30% anual al 12% en cuatro años, tras la dictadura de Augusto Pinochet.

Ahora, dos proyectos que buscan modificar el artículo 3 de la Carta Orgánica del Banco Central inquietan a la Comisión de Economía del Senado y porfían establecer la obligatoriedad para que la entidad deba incluir en su programa monetario la meta de inflación anual. Se trata del proyecto de los senadores Carlos Reutemann (PJ-Santa Fe) y de la presidenta de la Comisión de Economía, la radical Laura Montero (Mendoza).

A diferencia de lo que actualmente ocurre, donde no hay guarismo inflacionario por parte del Central y deben derivarse de las metas monetarias los números lógicos que acompañan esa política de emisión–, el proyecto de Reutemann señala que “el BCRA deberá dar publicidad y remitir a ambas Cámaras del Honorable Congreso de la Nación, antes del inicio de cada ejercicio anual, su programa monetario para el ejercicio siguiente. El programa monetario deberá incluir la meta de inflación anual establecida por su Directorio de conformidad al Presupuesto General de Gastos y Cálculo de Recursos que vaya a regir para dicho ejercicio y un rango para la cantidad de dinero para cada uno de los trimestres que sea compatible con la meta establecida”.

El trabajo del senador santafecino va más allá señalando que “cada vez que haya desvíos respecto de las metas informadas deberá informar a ambas Cámaras del Honorable Congreso de la Nación las causas del desvío y la nueva programación”. Por último, señala que “el incumplimiento de la obligación de informar o de la meta de inflación por parte de los integrantes del directorio del Central será causal de remoción...”.

Por su parte, Montero señala en su proyecto que “... el BCRA deberá dar a publicidad y presentar antes del inicio de cada ejercicio anual, su programa monetario y meta de inflación para el ejercicio siguiente. Con periodicidad anual o cuando se prevea un desvío significativo de las metas enunciadas, deberá hacer públicas las causas del desvío y las acciones previstas para corregirlo”.

Para los especialistas ortodoxos, las metas de inflación son un objetivo en que el Banco Central dirige todo su trabajo monetario a cumplir una determinada meta y reconocen que su implementación requiere la autonomía de la entidad, suficiente capacidad analítica y disponibilidad de datos de parte de ese banco, precios no regulados y un sistema financiero con mecanismos eficaces para la transmisión de la política monetaria.

Para Aldo Abram, director ejecutivo de la Fundación Libertad y Progreso, la aplicación de metas de inflación es deseable si se cuenta, primero, con un instituto que mida los precios en forma realista. “No se puede aplicar metas sin un Indec que haga su trabajo en forma correcta, porque cuando uno se propone cumplir un plan ordenado como es el de metas de inflación, no puede luego ceder a la presión del Poder Ejecutivo”.

Según Abram, “como la Constitución establece que el BCRA tiene la obligación de mantener la estabilidad del valor de la moneda, la función de las metas de inflación debe ser instrumentada desde el Congreso y controlar

Temas en esta nota