Dólar bajo presión: ventas oficiales tocaron récord en más de dos años

El Banco Central vendió u$s 300 millones en una semana. Desde las legistativas del 2009 que no se registraba una cifra superior. Hay menos oferta y una mayor dolarización.

Por
25deJuliode2011a las08:03

Hay que remontarse algo más de dos años para dar con una cifra similar. El Banco Central (BCRA) se vio forzado la semana pasada a jugar fuerte en el mercado de cambios para evitar que el dólar suba “más de la cuenta”. En rigor, debió hacerlo en una magnitud que no se veía desde mediados de junio de 2009, cuando previo a unas acaloradas elecciones legislativas la paciencia del público se había sacudido.

Según estimaciones del mercado, el ente que comanda Mercedes Marcó del Pont vendió más de u$s 300 millones en el contado para contener a la demanda que se reforzó en los últimos cinco días. A pesar de los esfuerzos, el dólar escaló dos centavos en la semana –lo que convalida el Central a veces en todo un mes–. Pasó de cotizar para el público en la city porteña de $ 4,15 a $ 4,17 para la venta. En el circuito mayorista –donde operan bancos y empresas–, la divisa estadounidense terminó el viernes en $ 4,14, aún con los u$s 100 millones que puso el BCRA. Ni siquiera en la última “mini crisis” que se registró en febrero del año pasado por la pelea sobre el uso de reservas para pagar deuda que dejó como saldo la salida de Martín Redrado al frente de la entidad, le costó tanto al Central. Por esa época, la mayor cantidad de divisas que llegó a desembolsar el ente en una semana fueron u$s 250 millones.

“La dolarización de portafolios se aceleró por los comicios presidenciales de octubre”, explican en las mesas financieras. Pero también pesa la menor oferta de divisas por parte de privados. Es decir, los dólares que provienen de los gigantes sojeros. La época de liquidación más intensa por la cosecha gruesa llegó a su fin y ahora es el organismo monetario quien debe abastecer las sostenidas –y crecientes– órdenes de compras de los privados.

La encrucijada del BCRA es que desde el Gobierno no quieren que se resignen muchas reservas. Al Tesoro le falta afrontar el pago más importante del año que llegará el 3 de agosto a los tenedores del Boden 2012 por u$s 2.200 millones. El mandato de Olivos es que las reservas no caigan por debajo de los u$s 50.000 millones antes de octubre. Pero no será tarea sencilla: la fuga de capitales –entendida como la formación de activos externos– está siendo más elevada de lo previsto para la época. De ahí que no alcancen los esfuerzos que entidades oficiales como ANSeS o Banco Nación, habituales salvavidas del Central, para atajar tamaña demanda. Ante esto, en los bancos reconocen que se reactivaron los llamados desde Reconquista 266. “Como solían hacer en otros momentos, desde el BCRA cuando ven una orden de compra grande de un cliente, llaman para pedir que se distribuya en partes”, comentaba un operador de una entidad líder.

Entretanto, los pronósticos para la salida de fondos van en aumento y el billete negro –hoy en $ 4,32– también escala. En la primera mitad del año, la dolarización alcanzó, según cifras privadas, los u$s 10.000 millones, poco menos del total de 2010. A este ritmo, los analistas estiman que 2011 terminaría por encima de los u$s 16.000 millones proyectados.

Por Dolores Ayerra.

Temas en esta nota