El BCRA sale a contener demanda de billetes y vende a futuro

El Banco Central volvió a recurrir agresivamente a la venta de dólares a futuro para contener la demanda en el mercado contado. El objetivo lo logró a medias: consiguió comprar divisas por alrededor de u$s 60 millones, pero la demanda del sector privado se mantiene firme, tanto en sucursales como en el sector corporativo.

Por
28deJuliode2011a las09:25

Sólo en los últimos dos días, la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont negoció contratos a futuro por u$s 600 millones. Y bajó la tasa implícita en forma significativa a un 8% anual para fin de agosto. Aquellos que compraron futuros a fin del mes próximo se pueden asegurar divisas a $ 4,17 en el mercado mayorista (contra un cierre de $ 4,1395 ayer en el spot).

Es posible, incluso, que julio sea el primer mes en el año en que el balance cambiario del BCRA finalice neutro, entre las compras y las ventas de dólares que se sucedieron en las últimas semanas.

A principios de julio, el propio BCRA alentó una suba de tasas, pero resultó un movimiento demasiado leve como para desalentar la demanda de dólares. La intención es premiar más al ahorrista en pesos para que no se pase a divisas. Sin embargo, en las últimas licitaciones de Lebac se resistió a pagar mayores rendimientos y terminó renovando mucho menos de lo que vence semanalmente. Ayer, por ejemplo, le devolvió al mercado nada menos que $ 1.600 millones. Terminó renovando títulos por poco más de $ 700 millones, la mayoría en manos de bancos oficiales.

Sin alternativas

«Es muy arriesgado no renovar los vencimientos -consideró el gerente financiero de un banco local- porque quedan muchos pesos sin destino en el mercado. Y buena parte de esos fondos terminará tarde o temprano en el dólar, porque no hay otras alternativas de inversión».

La tasa de plazos fijos va subiendo en forma gradual. Ayer se pagaban rendimientos superiores al 12,50% por depósitos a treinta días. Sin embargo, difícilmente esto se traduzca en un aumento visible de la Badlar (la tasa de plazo fijo mayoris-

ta). Sucede que la mayoría de las colocaciones que realizan los inversores mayoristas se hace a plazos fijos de 35 días, cuando la encuesta diaria del BCRA mide exclusivamente los depósitos a 30 días.

Esta escasez de pesos comienza a sentirse en las colocaciones en pesos del sector privado. Ayer Tarjetas Cuyanas cerró la colocación de $ 70 millones a una tasa de Badlar más 400 puntos básicos. La oferta del mercado, sin embargo, apenas llegó a superar lo que la compañía había salido a buscar. En este tipo de emisiones la oferta solía superar tres o cuatro veces la demanda.

La demanda de divisas también se refleja en el mercado paralelo. El dólar «blue» tocó ayer el nivel de $ 4,34, cerca de sus mayores niveles del año. En cambio, el «contado con liquidación» va en sentido contrario y cerró ayer en $ 4,21. Esto tiene que ver con las ventas de bonos en dólares (pero que cotizan en pesos) por parte de la ANSES, lo que reduce la brecha entre el precio local y la cotización del exterior.

Sin embargo, esta política también genera críticas, ya que abarata el costo de fugar capitales a través del mercado bursátil. 

Por: Pablo Wende 

Temas en esta nota