Se evitó el default en Estados Unidos pero Wall Street igual se desplomó

Si bien Obama pudo elevar el techo de la deuda, el mercado no logró entusiasmarse. Wall Street vive su peor racha desde 2009 y Europa todavía sigue en la cuerda floja

03deAgostode2011a las07:31

Al borde del abismo... ¿la vio? Es una de acción, intriga, suspenso y mucho terror... Ayer, los inversores de todo el mundo asistieron a la avant premiere. El Dow se hundió 2,2% y el S&P 500 cayó por séptimo día consecutivo y perforó el promedio móvil de 200 días, enviando una inquietante señal a los mercados.

Fue la jornada en la que se evitó el default de los Estados Unidos, nada menos. Sin embargo, lejos estuvieron las operaciones de mostrar el alivio que significó el acuerdo celebrado en el congreso para que el presidente Barack Obama tuviera el visto bueno para elevar el límite de deuda.

El dato que golpeó duro es que, con default o sin él, la economía estadounidense sigue en terapia intensiva. Un informe mostró que el gasto del consumidor, que supone cerca del 70% de la actividad económica, cayó inesperadamente en junio por primera vez en cerca de dos años. En rigor, el dato se conoció un día después de que otros números mostraron una desaceleración en la manufactura estadounidense y global. Ni siquiera la confirmación de la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings ratificando la AAA para EE.UU. sirvió de algo. Otro tanto hizo Moody‘s, que si bien mantuvo la nota AAA, puso en “panorama negativo” la revisión de la misma. Para Fitch, el acuerdo para incrementar la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos implica que el riesgo de una cesación de pagos es “extremadamente bajo” y está acorde con la nota “AAA”. Pero los inversores prefirieron mirar para otro lado.

Christopher Sebald, jefe de inversiones en Advantus Capital Management, explicó que una rebaja crediticia reflejaría la pobre situación fiscal estadounidense. “Mientras que es buena para los bonos, una rebaja es mala para el dólar simplemente porque el débil crecimiento mantendrá las tasas en un nivel bajo durante un largo periodo de tiempo”, estimó Sebald.
Resumiendo: si alguien esperaba subas, se equivocó. Los inversores en el globo mantuvieron sus temores a que la mayor economía del mundo requiera de un mejor acuerdo.

Pero no todo fue imperio del imperio de Obama. En la balanza del pesimismo, dos que contaron y mucho fueron España e Italia, que no han dejado de engordar su prima de riesgo a máximos de los últimos 14 años por los temores de que sean las próximas víctimas de la crisis. La prima de riesgo, que es la diferencia entre la rentabilidad exigida al bono español a 10 años y el bund alemán con igual plazo, superó los 400 puntos básicos durante la jornada de ayer, aunque luego bajó a 387.

Mientras el rendimiento de los títulos germanos se situaba en el 2,4%, el de España escalaba hasta el 6,28%. Esto es más cerca del 7%, punto de no retorno que preludia el rescate (así ha ocurrido con Grecia, Irlanda y Portugal). Por su parte, el interés de los bonos italianos aumentó hasta 6,13%, con 370 pb. de riesgo.

Si bien el Merval se anotó un descenso de 0,7%, las pérdidas destacadas fueron para Banco Macro, Molinos y Siderar –todas con caídas de más de 3%– mientras que Galicia ganó 1,7%. En la city, los inversores se mantuvieron todo el día pendientes de las noticias en Estados Unidos al tiempo que comienzan a recibirse balances de las principales compañías cotizantes.el pesimismo global que nace a partir de las dudas sobre la recuperación económica, también conspiró en contra de los bonos argentinos y algunos inversores aprovecharon el “rally” alcista de las últimas ruedas para concretar diferencias en vísperas del pago de renta y amortización del Boden 2012 que debe realizar el Gobierno.

En el mercado de bonos, el Discount en pesos bajó 1,1% y en dólares

Temas en esta nota