Mercados del mundo ceden al pánico

Los inversores temen una nueva recesión en Estados Unidos y miran con desconfianza los esfuerzos de Europa por mantener a flote a los países de la periferia. Wall Street perdió hasta 5%. El Merval se derrumbó 6%, en su peor día desde 2006. Los bonos locales retrocedieron hasta 4,8%. El dato de creación de empleo será hoy clave para definir el ánimo de los inversores.

05deAgostode2011a las07:59

La economía estadounidense encaminada hacia la W –la tan temida recaída–y las dudas sobre los esfuerzos para resolver la “cuestión europea” provocaron ayer la mayor estampida de los últimos años en los mercados globales. La ola de ventas terminó de borrar todas las ganancias que Wall Street había cosechado a lo largo del año y arrastró a todas las plazas bursátiles hacia la caída más dramática desde la crisis del 2008.

“Existe la percepción de que a la economía americana le está costando mantener su crecimiento y que algún sector, como el manufacturero, está mostrando un debilitamiento más fuerte. El temor a que se ingrese en una nueva recesión existe y eso hace que los inversores vendan sus activos de riesgo”, consideró el analista de Silver Clouds Advisors, Javier Salvucci.

El Dow Jones, el S&P y el Nasdaq se derrumbaron entre un 4% y un 5% por el temor a la recesión. La caída en el S&P 500 dejó al índice más de un 10% por debajo de su máximo del 29 de abril pasado. Los analistas pronosticaron más pérdidas, incluso, para los próximos días, a pesar de la caída sostenida que se fue percibiendo en nueve de los últimos diez días. Los rendimientos de las notas del Tesoro a 2 años cayeron ayer a un mínimo histórico, ante el esfuerzo de los inversores por buscar refugio. “La gente está tirando la toalla y se está rindiendo porque no pueden encontrar alivio en ningún frente”, comentaba un conocedor del mercado.

El primero en sembrar angustia fue el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, al advertir que la zona euro se está desacelerando. A su vez, si bien la autoridad monetaria salió ayer a comprar bonos, algunos en el mercado se mostraron decepcionados de que los títulos italianos y españoles –cuyos rendimientos treparon por sobre un 6%– no hayan sido incluidos.

El segundo mensaje letal llegó a media rueda, con la difusión de las solicitudes de desempleo en EE.UU. El número bajó sólo 1.000 unidades, a una tasa ajustada estacionalmente de 400.000. La cifra se interpretó como un anticipo del mal trago que deberá digerirse hoy: “Lo determinante este viernes será el dato de desempleo. Todo indica que no va a venir muy positivo. Estamos en un momento de inflexión”, agregó Salvucci.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró ayer con una baja de 3,3%, por debajo de su marca de 1.000 puntos por primera vez en 12 meses. No vemos grandes volúmenes en el mercado de opciones con gente comprando protección. Los inversores huyen masivamente de las acciones. Y va a pasar un tiempo antes de que regresen”, comentó un operador. Las bolsas más castigadas en Europa resultaron ser Suecia (-4,27%); París (-3,9%), Madrid (-3,89%) y Milán (-3,21%).

“La gente se está dando cuenta de que la crisis de la periferia de la zona euro no ha sido enfrentada adecuadamente aún, y la declaración de Trichet no logró dar garantías al mercado. Estamos frente al riesgo de otra crisis de confianza como la que tuvimos cuando colapsó Lehman”, agregó el analista.

A nivel local, la Bolsa porteña se desplomó un 6%, como no lo hacía desde marzo de 2006, y los bonos retrocedieron hasta un 4,8%. El índice de la bolsa porteña, que tocó a su nivel más bajo desde el 1 de noviembre de 2010, cerró en 3.109,86 puntos y acumula una caída de 6,4% en el mes y de 11,74% en lo que va del año

El papel de Tenaris, el cuarto con mayor ponderación, fue el qu

Temas en esta nota