Prometen un dólar "tranquilo", en un intento por frenar la fuga

Por la sostenida demanda, el BCRA lleva vendidos US$ 500 millones de reservas este mes.

10deAgostode2011a las08:02

 Una pizarra ayer, en el microcentro porteño, muestra hasta dónde llegó la cotización de la divisa, al cierre de las operaciones. Foto: Télam

El ministro de Economía, Amado Boudou, sostuvo ayer que "de ninguna manera" se va a disparar el valor del dólar en la plaza local, sino que, por el contrario, "la cotización va a continuar muy tranquila, porque el Gobierno va a tomar todas las medidas necesarias para separarnos de la crisis internacional".

"La prueba la dimos ayer [por el lunes], cuando en un día muy turbulento tuvimos las herramientas para lograr que el precio del dólar no se mueva", insistió Boudou, en diálogo con el canal de noticias C5N, en alusión a las ventas por 230 millones de dólares que el Banco Central debió realizar para que no se disparara la cotización, en medio de la peor jornada global de mercados en tres años.

El funcionario, que repitió luego esos conceptos en entrevistas concedidas a las radios Continental y La Red, se refirió al dólar al ser consultado sobre el posible impacto que el renovado tembladeral de mercados podría tener sobre la economía local, en una jornada en la que el BCRA debió volver a intervenir con ventas de la divisa para evitar que la sostenida presión compradora se reflejara en los precios.

Y aprovechó una consulta específica para intentar desalentar la sostenida demanda privada de dólares, como había intentado hacerlo la presidenta Cristina Kirchner semanas atrás desde la Bolsa porteña, cuando trató de que aflojara una presión que, por ejemplo, en lo que va del mes, ya obligó al Banco Central a desprenderse de unos US$ 500 millones de sus reservas.
Ajustes en la estrategia

La estrategia oficial para combatir ese fenómeno (una vez conocido oficialmente que se fugaron US$ 9801

millones en el primer semestre) pasa por tratar de asegurar que el precio del dólar se aquiete en las próximas semanas, para que la situación de la plaza cambiaria no se cuele en la campaña electoral.

El Gobierno no desconoce que aquí, "por paradojal que parezca, la demanda de dólares crece cada vez que el precio sube", como suele recordar el economista Miguel Kiguel, por lo que se esforzarán por no generar ese incentivo.

Esta definición precisamente fue la que obligó al BCRA a retomar férreas intervenciones en los últimos días cuando, hace pocas semanas, su meta principal pasaba por mantener el nivel de las reservas por encima de los US$ 50.000 millones.

Pero, en vista de las turbulencias de los mercados en los últimos días, decidió volver a jugar fuerte mientras habría gestionado algunos créditos externos para evitar que sus constantes ventas mellen aún más el nivel de las reservas, que en los últimos 10 días retrocedieron US$ 1700 millones, en parte por el pago de US$ 2200 millones correspondientes al vencimiento del Boden 2012, a comienzos de mes.

Esto volvió a quedar a la vista ayer, cuando el BCRA se desprendió de otros US$ 75 millones para evitar que la demanda impactara en los precios. A nivel minorista lo logró. En las pizarras al público del microcentro porteño, el dólar vendedor cerró estable a $ 4,18, aunque tras haber llegado a ofrecerse a $ 4,19 en algún momento del día.

A nivel mayorista, el precio del billete, que anteayer había caído de $ 4,1560 a $ 4,1540 por la masiva intervención oficial, avanzó hasta $ 4,1570, un movimiento que no combatió porque sabía que no se trasladaría al precio al público.

Pero desatendió el mercado paralelo, segmento en el que el precio del billete saltó de 4,32 a 4,36 pesos, en las operaciones que involucran la compra de acciones o bonos y su venta en forma paralela en el exterior para fugar capitales.
No quieren sorpresas

"Ayer el BCRA no hizo incursiones vendedoras a distinto

Temas en esta nota