Promotores de crecimiento ponen su cuota para el maíz

Resultados: microorganismos aportan a la mejor implantación, crecimiento y producción.

Por
12deAgostode2011a las07:43

El maíz ha tomado relevancia y sus niveles de producción se han cuadriplicado en los últimos años en el país. Por otro lado, el cultivo requiere un alto nivel de inversión por hectárea; es por ello que se busca desarrollar su máximo potencial en cada zona.

Según un informe técnico de Nitragin, para obtener altos rendimientos deben lograrse altas tasas de crecimiento: el maíz debe alcanzar un óptimo estado fisiológico durante el período de floración, para lo que es necesario lograr:

Crecimiento vigoroso de la biomasa aérea: rápida cobertura total del suelo (alta intercepción).

Alta eficiencia de conversión de radiación interceptada en biomasa y luego partición hacia la espiga.

Estos procesos están condicionados por la absorción de agua y nutrientes, principalmente nitrógeno (N) y fósforo (P). El fósforo asegura un establecimiento parejo y vigoroso del cultivo, siempre y cuando se encuentre disponible para la planta en la etapa inicial.

El nitrógeno asegura un buen crecimiento foliar y alta eficiencia de conversión de radiación a biomasa. Para conseguirlo, debe estar disponible en el momento de mayor requerimiento del cultivo, aproximadamente en el estadio V6.

En este sentido, las prácticas agronómicas, como el tratamiento de semillas con promotores de crecimiento –PGPR– (estimuladores del crecimiento vigoroso del cultivo y el desarrollo de raíces) y la fertilización, ayudarán a lograr altos rendimientos en el cultivo del maíz.

La fertilización e inoculación son prácticas que aportan en forma complementaria a la formación del rendimiento final del cultivo.

La utilización de microorganismos promotores del crecimiento PGPR como Azospirillum brasilense contribuyen a una mejor implantación, crecimiento y producción de cultivos, a partir de acciones indirectas sobre las plantas.

Esto reduce las limitaciones nutricionales, debido a los cambios que se producen en los cultivos: aumento en el desarrollo de raíces, tasa de acumulación inicial de biomasa aérea, entre los más importantes.

El aumento de exploración del suelo, a través del desarrollo radicular, mejora la accesibilidad al agua y nutrientes, por lo general, limitantes para la normal producción de los cultivos. Además, reduce procesos de pérdida de nutrientes móviles, atenúa períodos de moderado estrés hídrico. De esta manera, se logra mantener las tasas de crecimiento activo, mejorándose la capacidad del cultivo de fijación de carbono, la cual se traduce en el aprovechamiento de la radiación y en la formación de granos.

Promotor de crecimiento. Según el informe técnico de la compañía, Nitragin Maíz es una formulación líquida para tratamiento de semillas, promotora del crecimiento temprano, específica para el cultivo de maíz. Este producto es fruto de un trabajo en equipo entre el Departamento de Investigación & Desarrollo de Nitragin y el Inta.

Es un producto de fácil aplicación que se utiliza con una dosis de uso de 12 ml/kg de semillas. Es compatible con otros tratamientos de semillas frecuentemente utilizados (fungicidas e insecticidas, como por ejemplo imidacloprid, teflutrina, etcétera), sin necesidad de aditivos de protección.

Los resultados de la aplicación de Nitragin Maíz son:

Mayor crecimiento del sistema de raíces en densidad, longitud y biomasa. Mejora su capacidad de captación de recursos disponibles en el suelo.

Aumento en la acumulación de materia seca aérea. Logra una mayor intercepción y conversión de radiación y consecuente eficiencia de uso de recursos (ejemplo: nutrientes aportados por fertilización).

Incremento en la formación de granos. Resulta una mayor cantidad de granos por unidad de superficie y mejoras en los rendimientos.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota