Experiencias productivas y creativas en diferentes regiones argentinas

El segundo bloque del III Simposio Internacional del Agua aportó la perspectiva de productores agropecuarios de distintas zonas en un rico abanico de ejemplos de intervención y acción sobre el uso del agua.

Por
18deAgostode2011a las10:06

En el Centro de Convenciones Metropolitano de Rosario continúa la primera jornada del XIX Congreso de Aapresid, bajo la leyenda “Inteligencia Colaborativa” que comenzó en la mañana de hoy se extenderá hasta el día viernes 19 de agosto.

En la Sala INTACTA RR2 PRO se desarrolla el III Simposio Internacional del Agua. Comenzó en la mañana y el devenir de la jornada combinará voces y experiencias de distintos actores en torno a la apuesta por la sostenibilidad de la producción agropecuaria a partir del uso eficiente del agua, en una perspectiva global.

Durante la tarde más de 500 espectadores siguieron atentamente un rico panel que puso en escena experiencias de productores a lo largo y a lo ancho del país en relación al uso del agua como estrategia insoslayable para una producción sustentable.

El primero en hacer uso de la palabra fue Gerardo Salvatori, presidente del Grupo Regional Aapresid Guamaní Carhué, quien con su exposición titulada “Agua Limitada. Producción sustentable. Gestión de conocimiento”, comentó una experiencia productiva en el sudoeste de provincia de Buenos Aires. Tras caracterizar aspectos climáticos y de terreno, y sobrevolar la experiencia de casi 15 años de aplicación de sistema de riego destacó la necesidad de gestionar un profuso conocimiento de la zona como aspecto vital en la toma de decisiones sobre el proceso productivo.

En segundo término Andrés Espartaco Bailleres, empresario y productor agropecuario de la zona de San Luis, trajo a la sala una realidad de cuatro años de producción agrícola en un campo a 50 km al sur de la localidad de Fraga.

Pero sin duda la mayor atención la despertó el tercer panelista Facundo Bilbao, productor agropecuario de la zona de Coronel Suárez quien se explayó sobre “el uso transformador del riego” a través de la experiencia en el sudoeste del gran Buenos Aires.

“Un campo de 2800 hectáreas con presencia de tosca a menos de 50 cm de la superficie en la mitad del terreno”, fueron algunas de las condiciones enumeradas, por un lado por Bilbao. Por otro lado, presentó un sólido proyecto de sistemas de riegos y el minucioso manejo de la rotación de cultivos como partes nodales de la estrategia de intervención transformadora a través del riego.

El sistema implementado combina equipos fijos y en menor medida móviles, ya que los primeros posibilitan “eliminar los tiempos muertos que el traslado de equipos supone”, dijo Bilbao.

A su vez,  el productor destacó la obra realizada para llevar gas natural hasta el campo que permitió reemplazar el uso de gas oil para alimentar los equipos de riego. Esto redujo significativamente los costos en una creativa inversión estructural que, a su vez, lograron recuperar en sólo un año.

Con la misma precisión Bilbao se refirió a la necesidad de “ser eficientes en el uso del agua, en cada milímetro invertido, conocer la capacidad real del suelo de recibir agua para definir el umbral preciso de riego”. Y agregó “nuestro mayor beneficio es la estabilidad”.
En último término expuso Jorge Fornielles, administrador, asesor agropecuario en la zona de Río Negro y docente de la universidad de Mar del Plata. Pero además la conferencia oficio de corolario para el debate iniciado a la mañana, ya que los expositores Jorge Neme, coordinador de la Unidad para el cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca y Martín Pasman, reconocido productor y asesor privado se incorporaron al panel para satisfacer preguntas del público.

Temas en esta nota