Sistema Chacras: Aprender Produciendo

La exposición dedicada a las chacras comenzó pasadas las 17.30 en la Sala Belt. El objetivo central fue conocer para qué sirven y como generarlas así como también cuál es el primer paso a dar y cuál la mejor manera de hacerlo. Por último se presentaron algunos de los primeros resultados recabados durante la campaña 2010-2011. El coordinador fue Juan Caporicci y los oradores Germán Fogante, Rodolfo Gil y Guillermo Peralta.

18deAgostode2011a las15:53

Luego de una escueta presentación del Gerente de Programa Sistema Chacras, Juan Caporicci, el disertante que inició la exposición fue Rodolfo Gil, especialista del INTA Castelar y responsable técnico del Sistema Chacras quien aseguró que la Argentina es “una fábrica de alimentos para el mundo y que si quiere seguir siéndolo tiene que pensar en las tecnologías”. En ese marco, se refirió a que hay que conseguir un mayor conocimiento de los sistemas de producción que se están llevando a la práctica y continuar capacitando a los diferentes recursos humanos.

Además, Rodolfo Gil estimó muy importante estimular los modelos productivos locales y en ese desarrollo “fomentar la capacidad de tener la creatividad de generar nuevas ideas”. Por último, destacó que el Sistema Chacras se basa en características fundamentales como tener un adecuado enfoque del sistema, prestar atención a los recursos naturales, apostar a un cambio en el tipo de enseñanza y aprendizaje e introducir un verdadero profesionalismo en todos los estratos del sector agropecuario.

A continuación, tomó la palabra Guillermo Peralta, coordinador técnico del Sistema Chacras, quien hizo un repaso por las experiencias actuales que se llevan en distintas chacras ubicadas en diversos  puntos a lo largo del territorio nacional.
El primer ejemplo nombrado por Peralta fue el de la chacra San Martín, establecimiento ubicado en la provincia de Formosa, que cuenta con un buen ambiente en materia climática y con un suelo profundo. En éste ejemplo –según expresó Peralta- los resultados fueron lo suficientemente óptimos y los emprendedores lograron colocar cultivos estivales y en la actualidad están estudiando la manera de mejorar la eficiencia en la utilización de los recursos.

La segunda chacra, denominada El Rocío y que se ubica en la provincia de Corrientes, cuenta con una muy buena oferta hídrica pero su problema principal se encuentra en la característica de su suelo. Al tener altos componentes de arcilla, tiene dificultades en el enraizamiento y el cultivo es propenso a sufrir stress hídrico. A modo de resumen, Peralta afirmó que en éste caso todavía falta trabajar en el ajuste de los ciclos ya que los cultivos -como lo es en el caso del trigo- son susceptibles al encharcamiento.

La Redención, en la localidad de Inriville, ubicada en el sudeste de la provincia de Córdoba es una chacra que cuenta con un clima benigno. Éstos suelos, aledaños a las cuencas de ríos y arroyos, que históricamente se encontraron bajo planteos de producción ganaderos y/o mixtos, han pasado a esquemas de producción donde la ganadería ha prácticamente desaparecido y hoy la realidad es que son suelos destinados a la agricultura.
Es por ello que se está diagramando un esquema de diagnóstico ambiental, con el objetivo de conocer mejor las limitantes de los ambientes de trabajo, para luego intervenir con diferentes cultivos, rotaciones, esquemas de fertilización, entre otros sistemas de producción.

Respecto a la cuarta chacra, ubicada en Pergamino, Peralta señaló que la problemática concreta es que no hay un crecimiento notable del rendimiento y que existe un alto grado de deterioro ambiental. Pese a estar en la etapa inicial, de diagnóstico, ya están planteados los objetivos y ellos son: caracterizar la brecha productiva y desarrollar modelos productivos mejoradores.

Por último, hizo alusión a la quinta chacra, que pese a denominarse Neuquén, aba

Temas en esta nota