Los empresarios ya decidieron: manejan un 2012 con Cristina y un dólar a 4,70 pesos

Con el contundente triunfo electoral de Cristina Kirchner en las elecciones primarias, los empresarios ya despejaron al menos un casillero de incertidumbre de cara al futuro cercano. De no mediar una catástrofe, el actual Gobierno seguirá en el poder.

26deAgostode2011a las07:58

Pero lejos de representar una resignación, el empresariado, en su gran mayoría, ve con buenos ojos la continuidad del kirchnerismo. Del lado de los críticos, sector encabezado no sólo por el campo y las empresas de servicios financieros, sino por la petrolera Shell y varias multinacionales argentinas y extranjeras, la mirada está hoy posada más en lo que pasa con las crisis económicas de los Estados Unidos y Europa, que en si Cristina profundizará o no el modelo. Y cuando se habla de profundización, se intuye mayor injerencia en las empresas, trabas a los importadores o mayores impuestos al campo.

De todos modos, en esta situación los empresarios están divididos. Por un lado, se puede encasillar a los que esta semana participaron del Precoloquio de IDEA, en Rosario, y que tibiamente dijeron que temen a una radicalización del intervencionismo del Estado. Por el otro, los empresarios afines a las políticas del Gobierno.

Del lado de los empresarios que están de acuerdo con el modelo económico, donde las pymes y los sectores llamados sensibles son los defensores de trinchera, el triunfo primario de Cristina les trajo el alivio que esperaban.

A unos y a otros, Cristina les envió un mensaje en la semana. Durante un discurso, la Presidenta dijo que el Estado tiene que intervenir todo lo que haga falta, dando a entender que las políticas seguirán, por lo menos, como hasta ahora.
Pero si bien está despejado el escenario político, el flanco económico tiene aún varias aristas a resolver. La gran pregunta es ¿cuál será el precio del dólar a un año?
Es que, con un modelo productivo y de sustitución de importaciones, el tipo de cambio es una pata fundamental.
Y en este punto es dónde aparecen las diferencias. Aunque en términos promedio, se puede decir que los empresarios argentinos ven a septiembre de 2012 un peso devaluado entre un 10% y un 15%. Es decir, que a un año el dólar en la Argentina debería costar entre $ 4,60 y 4,80 pesos.

La proyección coincide con la que hacen los bancos y las casas de cambio.
“Esperamos leves depreciaciones graduales, con el Banco Central interviniendo permanentemente en el mercado para evitar variaciones abruptas. Más allá de la proximidad de las elecciones (que suele fomentar la demanda de dólares), está descontado un triunfo oficialista, por lo que se espera que la actual política cambiaria continúe. Si bien en la segunda mitad del año cedería algo la liquidación de divisas por parte de aceiteras y cerealeras, si los precios actuales de la soja (en torno a los u$s 500 por tonelada) se mantuvieran relativamente estables, el ingreso de dólares estaría asegurado. Hoy el futuro Rofex dólar/peso está a un año $ 4,73, lo que significa una tasa implícita anual de 13,2%. Para fin de año vemos al dólar en $ 4,30”, dice Leonardo Bazzi, responsable de research de la firma financiera Puente.

Los que votaron a Cristina
Horacio Moschetto, industrial del calzado, cree que el dólar no va a subir, y si lo hace, lo hará de forma muy paulatina, porque el Gobierno lo va a seguir controlando.
Alberto Sellaro, presidente de la Cámara del Calzado, fue un poco más lejos. “La verdad es que necesitamos un dólar a 5 pesos o un poco más. Con ese tipo de cambio podemos seguir produciendo. Es impresionante el vuelco que dio la industria durante esta década. De 15 millones de pares de zapatos que se producían en los ‘90, ahora terminaremos el año con una fabricación de 115 millones de pares”, dice uno de los empresarios qué más elogia el modelo kirchnerista.

Con el mismo ton

Temas en esta nota