Advertencia de un Nobel sobre la inflación

El matemático John Forbes Nash dijo que los países deben bajarla si quieren atraer inversiones de largo plazo.

26deAgostode2011a las08:06

Si por su carisma Joseph Stiglitz es para los jóvenes economistas como Bono, el líder del grupo U2, por su predicamento John Forbes Nash Jr. podría ser considerado como uno de los mitos del rock, Elvis Presley o John Lennon, con la diferencia de que, pese a todo lo que sufrió, sigue vivo y lúcido. Todos los encuentros de intelectuales tienen sus estrellas y éste no es la excepción. Stiglitz fue la del primer día y Nash, la de ayer.

Este matemático que hizo un gran aporte a la teoría de los juegos, pese a haber sufrido esquizofrenia paranoide, se hizo lugar ayer en su disertación en Lindau para subrayar la importancia de que los países reduzcan sus niveles de inflación si pretenden lograr inversiones de largo plazo.

Mientras que los otros 16 Nobel de Economía que participan en esta reunión hablaron con cierta soltura frente a los 350 jóvenes analistas presentes, Nash casi nunca se apartó de un texto que leyó en una pantalla gigante, suficiente para ser vista por todo el auditorio. Con las luces apagadas y su hablar pausado, Nash, de 83 años, parecía casi un profeta, con una audiencia absolutamente cautivada por su discurso. Y aunque no mencionó a ningún país en particular, sus palabras resonaron muy apropiadas para la Argentina actual.

Nacido en 1928 en Bluefield, Virginia, en la escuela secundaria ya era un buen intérprete de los libros de matemática avanzada, por lo que sus padres le impusieron clases adicionales. Y aunque en un momento comenzó a estudiar química, rápidamente volvió a la matemática y luego tomó un curso de economía durante el cual escribió el paper "The Bargaining Problem", con el que comenzó a construir su teoría de los juegos.

Ganó becas en las prestigiosas universidades de Harvard y Princeton, pero se quedó con la segunda, donde obtuvo su doctorado con una tesis en la que desarrolló una teoría que luego se conoció como "El equilibrio de Nash", que explica la dinámica de las amenazas y la acción entre los competidores y que resultó ampliamente aplicada en el mundo de la estrategia de los negocios. Luego, desarrolló otras piezas originales, tanto en Princeton como en el MIT.

Por el desarrollo de las ideas de su tesis se lo reconocería con el Nobel de Economía en 1994, con John C. Harsanyi y Reinhart Selten.

Su vida amorosa fue tanto o más compleja que sus ecuaciones: su primera mujer, Eleanor Stier, fue la enfermera que lo trató con mayor intensidad y con quien tuvo un segundo hijo, sin casarse.

Luego contrajo enlace con Alicia López-Harrison de Lardé, de origen salvadoreño, pero apenas ella quedó embarazada, él comenzó a tener delirios que lo llevaron a internarse frecuentemente, hasta 1970.

Su primer hijo, John Charles Martin, también se convirtió en matemático y padeció el mismo mal. Retomó su relación con Lardé, de quien se había divorciado en 1963, para volver a casarse en 2001.

Ese mismo año se estrenó la película Una mente brillante, interpretada por el actor Russell Crowe y basada en una biografía no autorizada de la periodista Sylvia Nasar, que al parecer no tenía demasiado rigor.

Aunque a priori se esperaba que este matemático se quedara ayer sólo en explicaciones teóricas acerca de las ciencias económicas, buena parte de sus palabras giraron en torno de la historia y el presente.

En particular, Nash, vestido con un traje de color beige claro y acompañado todo el tiempo por tres asistentes, sostuvo que los países deberían tener metas de inflación muy estrictas para mantener la estabilidad de su crecimiento.

Y de inmediato, al hacer una referencia al tema sobre el que giraría la disertación de Robert Mundell, agregó: "Cuanto mayor es la inestabilidad en el valor de las divisas, más intranquilidad hay en los contratos pri

Temas en esta nota