Transforman en biodiesel 12.300 litros de aceite

La primera etapa de la campaña de recolección de aceites vegetales usados (AVU) y su transformación en biodiesel, que comenzó hace tres meses, ya tiene resultados visibles, que hablan del éxito de esta iniciativa.

06deSeptiembrede2011a las10:20

Por ello, en el último trimestre del año, con la segunda etapa, se profundizará la implementación de este sistema, llevado adelante por el Programa Rafaela + Sustentable y la Secretaría de Espacio, Servicios Públicos y Medio Ambiente.

En la primera etapa, orientada a darle un tratamiento adecuado al AVU producido por los grandes generadores, se adhirieron 85 locales gastronómicos, hoteles y supermercados. Así, se han recogido en la ciudad 14.300 litros de aceite vegetal usado entre los meses de mayo, junio y julio, lo que implica la valorización de este residuo para su reutilización.

De hecho, ya se han transformado en biodiesel 12.300 litros de AVU, en una planta del Parque Industrial Roldán (Bioenergy Rosario) que fue seleccionada por cumplir con todos los requisitos normativos aplicables y habilitaciones necesarias para su funcionamiento. Es importante destacar que las plantas productoras de biocombustibles tienen que estar habilitadas por la autoridad competente, que en la Argentina se trata del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios a través de la Secretaría de Energía (Ley Nacional 26093/06 de Biocombustibles).

Transformar el AVU en biodiesel en una planta autorizada permite disponer del certificado de calidad del producto obtenido y del certificado de disposición final del AVU tratado.
La campaña de generación de biodiesel a partir de AVU que se realiza en Rafaela tiene una importancia estratégica: en primer lugar, ayuda a los locales gastronómicos, hoteleros y supermercados a disponer un residuo contaminante de forma adecuada, conforme a lo establecido en las ordenanza Nº 4.404/2010 de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbano y la Ordenanza N° 4439/2011 de Gestión de Aceites Vegetales Usados.

Cuando disponemos los AVU de forma incorrecta afectamos al medio ambiente, ya que un litro de aceite contamina 1000 litros de agua, en el caso que termine en contacto con aguas subterráneas, lagunas, arroyos o ríos. Cuando el AVU termina en desagües cloacales y pluviales complicamos el funcionamiento de la planta depuradora de aguas residuales, produciendo averías y obstrucciones muy costosas, y disminuyendo la vida de estas instalaciones. Cuando el AVU es entregado a un operador informal estos aceites vuelven al consumo humano, en mezclas con aceites nuevos y/o en la elaboración de margarinas. Esta actividad está prohibida por la legislación vigente en el Código Alimentario Argentino, dado que los AVUs tienen componentes cancerígenos (acrilamidas y radicales libres), y su mal uso o reutilización es una amenaza para la salud del consumidor.

En segundo lugar, el Plan de Bioenergía que transforma los AVU en biocombustibles supone diversificar nuestra matriz energética con un combustible renovable, que en el proceso de combustión genera menos gases de efecto invernadero y contaminantes peligrosos en el aire, mejorando así la calidad ambiental de nuestro entorno.

PROFUNDIZACION  Y AMPLIACION
Para el último trimestre del año, se prevé el despliegue de la segunda etapa de implementación, que prevé la profundización de los controles establecidos en la ordenanza de Gestión de Aceites Vegetales Usados, en particular de los grandes generadores, la finalización de la construcción de un Centro de Acopio de AVU en el Parque Tecnológico del Reciclado de la ciudad y el desarrollo de una capacitación en Buenas Prácticas de Fritura. En el futuro, además, se buscará transformar el aceite en biodiesel en Rafaela: ya se está realizando el estudio de factibilidad para la instalación de una planta de biocombustible local.

Al sistema actual de recolección se sumará personal c

Temas en esta nota