Estiman en 90% probabilidad de default en Grecia

El Banco Central Europeo se olvidó de la inflación ante las magras perspectivas de crecimiento y mantuvo la tasa sin cambios en 1,5%. Por otro lado, se conoció que la economía griega se contrajo 7,3% en el segundo trimestre, lo que refuerza la presión para que la política monetaria empiece a relajarse. La bolsa del país se desplomó 4,6% mientras la Unión Europe busca cerrar un canje de deuda que por ahora no parece entusiasmar a los acreedores.

Por
09deSeptiembrede2011a las08:07

Mientras el gobierno griego daba a conocer que en el segundo trimestre del año la economía de Grecia se derrumbó aún más de lo esperado, los inversores pagaban casi cualquier precio por los seguros contra un impago de ese país. Hoy se conocerá el nivel de adhesión que tendrá el canje de deuda acordado por las autoridades de la zona euro.

Los credit default swaps (CDS), nombre en inglés de los seguros contra default, para la deuda griega saltaron 240 puntos básicos hasta cerrar en más de 3.000 puntos el día de ayer. Ese nivel de precio para los CDS equivale a decir que, para los inversores, existe un 91% de chances de que Grecia caiga en el default.

Los tenedores de deuda griega corrieron a cubrirse en un día en el que se conocieron los datos de crecimiento económico de ese país durante el segundo trimestre de este año. Mientras que las estimaciones más pesimistas esperaban una caída de poco más del 6% en el PBI, los datos oficiales mostraron que la recesión es más profunda de lo que se creía: el producto griego se encogió 7,3% en esos tres meses, en comparación con el mismo período del año pasado.

La bolsa de Atenas, que ayer había subido un 8% luego de que el fallo de un tribunal alemán autorizara al gobierno de Ángela Merkel a participar con dinero público en los rescates de la periferia europea, se hundió hoy un 4,6% debido a la profundización de la recesión.

La economía helena sufre por una combinación de recortes fiscales y aumentos de impuestos acordados con las autoridades europeas a cambio de un segundo paquete de rescate de 110.000 millones de euros, otorgado un año después de otro rescate similar que no alcanzó para sacarla del pozo.

Un punto clave de ese paquete es el canje de bonos por nuevos papeles con plazos más largos o recortes de hasta el 20%, que hoy dará sus primeros pasos.
El 9 de septiembre es la fecha límite establecida por el gobierno de Grecia para que los acreedores privados comuniquen si se plegarán o no al canje, prácticamente un default ordenado.

Las autoridades helenas esperan una adhesión mayor al 70%, pero el nivel de aceptación no se conocería de inmediato, ya que el sondeo no es vinculante y tomará tiempo procesarlo.

Temas en esta nota