Dólar calmo. BCRA no vendió (bonos cayeron)

Como si con los problemas del mundo no bastara, el INDEC anunció que la inflación de agosto fue del 0,8%. Las estimaciones privadas la habían calculado en un 1,87%.

Por
15deSeptiembrede2011a las08:11

La respuesta del mercado fue un derrumbe de los precios de los principales bonos en pesos que indexan por el CER. Esta estrategia del Gobierno llega en un momento donde los inversores están en busca de dólares. Junto a la debacle de los títulos en moneda local, se produjo una fuerte alza del dólar «contado con liquidación» que se utiliza para fugar capitales. El «contado con liqui», como lo llaman los operadores en la jerga del mercado, subió 1,5 centavo a $ 4,575, el máximo histórico. El «blue», por su parte, está en $ 4,4350 porque tiene la demanda del pequeño y mediano público que a mediados de mes cuenta con menos ingresos.

El Discount en pesos, el título más destacado porque es el de referencia del canje de la deuda que se creó elos días en que Roberto Lavagna era ministro de Economía, perdió un 2,37% y su precio perforó el piso de $ 150.

El Bocon Pr 13, un bono indexado muy corto que rinde más de un 25%, retrocedió un 1,77%. Hay salida generalizada de los títulos en pesos que pronto pueden rebotar porque a estos valores hay compradores especulativos que los compran y venden en el día para hacer ganancias cortas. Los cupones no hicieron el milagro y tuvieron una rueda que no conformó a nadie. Después de tres días de caídas de hasta un 6%. El cupón en pesos subió tan sólo un 0,32% y el emitido en dólares quedó sin cambios.

Sólo los bonos medianos en dólares hicieron honor a su categoría de refugio y tuvieron leves caídas que no superaron un 0,13%. El Bonar X y el Boden 2015 siguen siendo inversiones atractivas con retornos en dólares que superan el 9%. El oro, el otro activo de refugio de los inversores, tuvo un leve retroceso del 0,80% a u$s 1.824,60 por onza troy, porque al subir las Bolsas hay quienes toman ganancias.

Las apuestas a las acciones en el extranjero se debe a que la Reserva Federal la semana que viene puede hacer anuncios que estimulen la economía y nadie quiere quedar afuera si hay euforia. Es una jugada arriesgada, porque los mercados cambian de humor muy rápido. La única solución es que la economía crezca en el futuro y no hay gurú que se anime a hacer un pronóstico rotundo de que eso vaya a suceder.

En la plaza cambiaria, el Banco Central, a cargo de Mercedes Marcó del Pont, mantuvo su estrategia de aguardar a los jugadores con un paquete de u$s 100 millones para que compren lo que quieran. Esta vez no hubo demanda y no se vendieron dólares. La mesa de dinero de la entidad tampoco intervino en la plaza de futuros.

En el Forex-MAE, el principal mercado mayorista, el dólar abrió a $ 4,205 y cerró a $ 4,204 casi sin sobresaltos. Las reservas del Banco Central, de todas maneras, tuvieron una caída de u$s 46 millones a u$s 49.596 millones.

Hoy puede haber algún rebote de los bonos en pesos y tal vez los cupones PBI recuperen parte de lo mucho que perdieron. El mundo estará con una calma tensa y siguiendo de cerca lo que hacen los líderes de la Unión Europea. China se ha convertido en un jugador gravitante para ayudar a los países en crisis, pero advirtió que no será la salvadora mundial. Ellos van a aprovechar estas circunstancias para desembarcar en empresas estratégicas que le interesan.

En la Argentina el apetito por los bonos se redujo, y nadie engrosa sus carteras con nuevas compras. Es más, hay mentes que se debaten para ver si venden o mantienen los cupones PBI. Todo esto hace que el dólar sea más buscado.  

Temas en esta nota