Gabriela Levitus : "El éxito de los cultivos en la región se debe a la rápida adaptación de la tecnología por parte del sector"

En el primero de los tres días, MERCOSOJA 2011 tuvo también por sede al Hotel Plaza Real, de la ciudad santafecina, donde se trató el tema Propiedad Intelectual y Biotecnología.

Por
15deSeptiembrede2011a las16:50

Para tal fin fueron convocados el ingeniero agrónomo Miguel Rapela y la doctora Gabriela Levitus, quienes definieron la situación actual de los cultivos transgénicos y propiedad intelectual trazando una comparación entre Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. Se pusieron de manifiesto los asincronismos y el impacto que puedan originar.
 
“Desde sus comienzos, en 1996, los países del Mercosur han sido jugadores clave en el avance de la biotecnología agrícola. Considerados adoptadores tempranos, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay sumaron en 2010 unas 52 millones de hectáreas de cultivos genéticamente modificados o transgénicos, lo que representó el 35% de las 148 millones de hectáreas sembradas con estos cultivos a nivel mundial”, definió Levitus.
 
Los cuatro países se ubican entre los 10 mega-productores de transgénicos (países que producen más de 1 millón de hectáreas) ocupando Brasil el segundo lugar detrás de Estados Unidos, tercero es Argentina), séptimo Paraguay y décimo Uruguay. Destacó también “la velocidad con que estas tecnologías se introdujeron, generando tasas de adopción sin precedentes y alcanzando, en casos como Argentina, Paraguay y Uruguay, valores cercanos al 100% del total de cada cultivo”.
 
Levitus incluyó otros factores que contribuyeron a este éxito. “Cuando surgió la tecnología, la región estaba preparada para recibirla, adaptarla y usarla, contaba con fitomejoradores de primera línea tanto en empresas privadas como en instituciones públicas, con productores capacitados e innovadores, y, no menos importante, con voluntades políticas y personal capacitado para la implementación de los procesos regulatorios correspondientes”, relató.
 
En su exposición, el ingeniero Rapela explicó que la revolución biotecnológica tiene su centro en América, con los Estados Unidos, Brasil y Argentina que, en conjunto, disponen de más de cien eventos transgénicos aprobados. Pero diferenció que Estados Unidos es “el único país del mundo que ha llevado a la práctica y aplica un sistema en donde las variedades vegetales son protegibles por Derechos de Obtentor así como por Patentes de utilidad”.
 
Acerca de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, afirmó “han promulgado leyes de protección de variedades vegetales, de patentes y en todos los casos las han reglamentado; ninguno ha introducido texto alguno para facilitar la interfase entre Derechos de Obtentor y Patentes; todos permiten el patentamiento de tecnologías y componentes biotecnológicos, y coinciden en el alcance a la excepción a la materia patentable”, dijo Rapela.
 
Para completar las exposiciones se desarrolló un taller con la participación de productores provenientes de los cuatro países.

Temas en esta nota