Los países emergentes "no saldrán ilesos", alerta el FMI

Según la directora del Fondo, Christine Lagarde, el crecimiento mundial se desacelera.

Por
16deSeptiembrede2011a las08:27

No se salva nadie. Palabras más, palabras menos, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió que si los países ricos sucumben al “círculo vicioso” de menos crecimiento y más deuda y vuelven a caer en la recesión, entonces los países en desarrollo, a los que ahora se llama “emergentes”, sufrirán también las consecuencias. “No saldrán ilesos” de la debacle, aseguró.

Lagarde habló en el Wilson Center, un “think tank” de Washington, para adelantar los temas centrales de la próxima asamblea del Fondo y del Banco Mundial de la semana que viene en la capital estadounidense. Según adelantó la agencia italiana ANSA, el nuevo reporte Perspectiva Económica Mundial del FMI (el WEO, por su sigla en inglés) le pondrá números al pesimismo, rebajando el pronóstico de crecimiento global para este año de 4,2% a 4% y de 4,3% a 4,2% para el año próximo.

“En general, el crecimiento mundial continúa, pero está desacelerándose”, alertó Lagarde. La jefa del Fondo dijo que los países más ricos “se enfrentan a una recuperación anémica y accidentada, con niveles inaceptablemente altos de desempleo”. Además, señaló, “la crisis en la zona del euro se ha agudizado” y “las tensiones financieras están intensificándose”.

Lagarde se quejó de que la crisis se ha visto exacerbada “por la indecisión a la hora de tomar medidas y por la disfunción política”. Y advirtió: “Una vez más, si no se toman medidas colectivas y enérgicas, existe un riesgo real de que las principales economías retrocedan en lugar de avanzar”.

Sugestivamente, la directora del FMI buscó poner a todo el mundo en guardia frente a la posibilidad de un nuevo traspié de la economía de los países más ricos. Cuando se abrió la carrera para ocupar el sillón de jefe del Fondo tras la caída en desgracia de Dominique Strauss-Kahn, en mayo último, el único rival de Lagarde, el mexicano Agustín Carstens, advirtió precisamente sobre la posibilidad de que la entonces ministra francesa de Finanzas tuviera una posición demasiado sesgada desde el mando, inclinada en favor de Europa y las naciones desarrolladas en general.

Ayer Lagarde pareció darle en cierta forma la razón a Carstens, porque a pesar de que los países “emergentes” capearon relativamente bien la última crisis financiera global y siguen teniendo perspectivas aceptables de desarrollo (6,5% este año y 6,2% el próximo, según el adelanto del WEO), la francesa los subió al barco que zozobra: “En nuestro mundo interconectado, cualquier idea de desacoplamiento es un espejismo”, aseguró. Y “ si las economías avanzadas sucumben a la recesión , los mercados emergentes no escaparán ilesos . Nadie escapará”, advirtió.

Cuando le preguntaron sobre la crisis de deuda de Grecia, que amenaza con expandirse en la zona euro, la directora gerente del Fondo aseguró que Atenas ha realizado “progresos” pero debe “avanzar” en el plan de ajuste y reformas estructurales.

Lagarde también celebró el “fuerte y enérgico” respaldo expresado a Grecia el miércoles por la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, pese a la delicada situación que enfrenta la economía helena, al borde la quiebra.

Por Marcelo Raimon
Washington. Especial Para clarin

Temas en esta nota