Alerta por un foco de aftosa en Paraguay

El descubrimiento de un brote de fiebre aftosa en Paraguay, declarado el domingo por la noche, disparó la preocupación de las autoridades y los productores argentinos debido al peligro de contagio existente a través de los varios kilómetros de fronteras que comparte la Argentina con el país afectado por el foco.

20deSeptiembrede2011a las07:28

En este contexto, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) declaró el estado de alerta sanitario en todo el país, reforzó los controles en las fronteras y decidió adelantar para esta semana el inicio de la segunda vacunación antiaftosa para Salta, Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones y Entre Ríos. El organismo también suspendió en forma preventiva el ingreso de mercadería originaria de Paraguay que pueda vehiculizar el virus.

El foco de Paraguay, notificado anteayer a la Organización Mundial de Sanidad Animal (conocida como OIE), fue detectado en el departamento de San Pedro, y hasta ahora incluye trece casos de una cepa aún no identificada. El departamento está ubicado en el centro del país, a 330 kilómetros de Asunción. Según informó el ministro de Agricultura y Ganadería de Paraguay, Enzo Cardozo, el presidente Fernando Lugo decidió la prohibición temporal de las exportaciones de carne. Por otra parte, Brasil y Uruguay tomaron medidas similares a las adoptadas por la Argentina.

"La situación nos preocupa y debe ser controlada con los mayores esfuerzos posibles. Por esto estamos hablando con el Senasa para trabajar coordinadamente en las acciones de prevención", explicó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Juan Goya. "Nos costó un gran trabajo llegar a la buena situación sanitaria que tenemos, así que debemos extremar los esfuerzos para preservar al país y a los productores del foco", acotó Goya.

"Estamos esperando las instrucciones del Senasa, pero esperamos arrancar con la segunda vacunación la semana próxima", explicó el vicepresidente segundo de la Rural, Luis Miguel Etchevehere, que es productor ganadero en Entre Ríos, una de las provincias que deben adelantar la vacunación.

Para el productor y referente en carnes Gustavo Hardt, la gran cantidad de kilómetros de frontera compartida entre la Argentina y Paraguay son un motivo de preocupación natural.

"Aunque haya mucho control sanitario, hay zonas de frontera prácticamente inhabitadas, donde el contagio puede producirse a través de un mamífero que cruza caminando a la Argentina", explicó Hardt. "De todos modos, hay que esperar a tener toda la información. Por un lado, Paraguay trabaja muy seriamente en sanidad, y por otro, la información que tengo es que el foco es muy puntual, no es un brote masivo. La situación es manejable, aparentemente", acotó.

Efectos comerciales
De acuerdo con Hardt, la momentánea suspensión de las exportaciones paraguayas no favorecerá las ventas externas argentinas. "Aunque el Gobierno decidiera aprovechar el momento y abrir las exportaciones inmediatamente, no hay hacienda para responder a una demanda extra", explicó.

Para Etchevehere, no hay que pensar que el cierre de las exportaciones paraguayas puede beneficiar al país, porque ambos países deben trabajar como bloque en materia de exportación de carne.

"Buscar ventajas en la desgracia ajena es una estrategia de pan para hoy y hambre para mañana. Los países del Mercosur debemos trabajar como bloque, sanitaria y comercialmente", dijo el directivo de la Rural.

Algo similar expresó un alto ejecutivo de la industria exportadora. "Es mezquino pensar que nos vamos a beneficiar por el brote detectado en Paraguay, porque el Mercosur es visto como una sola región en el mundo", dijo. "Toda la zona puede ser afectada y se tienen que incrementar las medidas que garanticen la sanidad de los rodeos de todos los países", acotó el ejecutivo, que luego reconoció que, en condiciones normales, sin las exportaciones d

Temas en esta nota