Ya prevén 22% de devaluación del peso en los próximos 12 meses en el exterior

Los contratos de dólar contra peso a futuro que se negocian en Nueva York, conocidos como “Non Delivery Forwards” (NDF), están cada más caros.

Por
20deSeptiembrede2011a las08:02

Ayer, el contrato a un año (o sea la posibilidad de asegurarse dólares a un tipo de cambio prefijado en un plazo específico) mostró un valor de $ 5,116. Esto significa que los inversores del exterior –principalmente grandes fondos y bancos internacionales que pautan operaciones por u$s 10 o u$s 20 millones cada una– prevén una devaluación del 22% contemplando el precio actual del spot (cotización mayorista) en la plaza local.

Lo curioso es que la depreciación esperada era de tan solo 13% hace poco más de un mes atrás, lo que demuestra cómo se van materializando las expectativas a un ritmo superior de devaluación. “El movimiento tiene que ver no sólo con la idea de que mantener el dólar en estos niveles es inviable, sino también con la expectativa que hay con el real en Brasil”, consignó el trader de un banco extranjero. En este mercado no hay presencia activa del BCRA, algo que sí ocurre en los mercados de futuros tanto del Rofex como el MAE.

El contrato de dólar contra real también está en ascenso. Según los futuros, el dólar en Brasil llegará a 1,89 reales contra 1,79 actual. “Cuando se empieza a ponderar una devaluación mayor en Brasil, indefectiblemente se piensa en que el peso deberá acompañar”, afirmó el trader. Según cálculos de Credit Suisse, la relación cambiaria entre entre el peso y el real está en 2,71 en los futuros de ambas divisas a un año de plazo. El precio objetivo es de 2,90 con un “soporte” en 2,60.

“El Banco Central se basa en la estabilidad del peso para anclar las expectativas y contener la fuga de capitales. Al mismo tiempo, los inversores temen que el fortalecimiento del peso frente divisas regionales, en particular el real brasileño, y una alta tasa de inflación, erosionará la competitividad. La falta de confianza en la sostenibilidad del actual modelo de tipo de cambio se manifiesta en la debilidad del peso en el mercado a futuro y sus altos rendimientos”, afirmó Credit Suisse en un reporte.

“Nos preocupa cada vez más el manejo de la política y las consecuencias de un débil tipo de cambio. Por eso recomendamos una exposición baja en bonos en pesos. La presión contra el tipo de cambio está empezando a intensificarse tanto en la política de riesgo más alta y un clima externo menos favorable”, acota un informe reciente de Royal Bank of Scotland.

Dicen que se ha producido un notable aumento en el nerviosismo del mercado en las últimas semanas, algo visible a través de un ritmo más rápido de la depreciación de divisas, la ampliación de la brecha del tipo de cambio implícito en los bonos, la disminución de las reservas internacionales del BCRA, tasas de interés más altas y un nivel sin precedentes de la fuga de capitales.

Por Leandro Gabin.

Temas en esta nota