El plan de la Fed para salvar a EE.UU. no conformó y las bolsas se desplomaron

Para los inversores lo más preocupante fue la mención de la Fed que advirtió sobre los “riesgos a la baja” en la economía de EE.UU. Wall Street cayó 2,5% y el Merval 3,2%.

22deSeptiembrede2011a las08:53

El titular de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Ben Bernanke, volvió a probar que tiene la capacidad de fuego para cambiar la dirección de los mercados. Claro que, últimamente, sólo apunta hacia abajo. Luego de sus palabras al cierre de la reunión de septiembre de la entidad que conduce, el Dow Jones perdió en cuestión de segundos 2,5% y el Merval se desplomó 3,2%. Horas antes, Europa también había caído.

El titular de la Fed lanzó ayer la esperada “Operación Twist”, un programa de swap de bonos del Tesoro de corto plazo por otros de largo, con el objetivo de hacer caer las tasas de largo plazo e impulsar así los mercados inmobiliarios y la inversión. Pero su esfuerzo no fue bien recibido por los inversores.

El programa contempla la venta de u$s 400.000 en bonos de menos de tres años actualmente en manos de la Fed, y la utilización de ese dinero para adquirir otros de 6 a 30 años de duración.

La maniobra debería desincentivar la utilización de esos títulos de largo plazo como refugio, y volcar ese dinero en inversiones más riesgosas. También persigue el objetivo de estimular las compras a largo plazo, como por ejemplo en el mercado inmobiliario, y facilitar la inversión de las empresas.
Pero, por varios motivos, el anuncio no tuvo el impacto esperado al menos en su primer día de vida.

“Apenas salió la comunicación de la Fed, el Dow perdió 100 puntos básicos de inmediato”, graficó Mariano Kruskevich de Consultatio Assett Management.
En primer lugar, los operadores norteamericanos se sintieron defraudados por la tibieza de la medida. El consenso del mercado esperaba que los u$s 400.000 millones se utilizaran en un plazo de no más de tres meses, en lugar de los nueve meses que adelantó la Fed durará el programa. Eso licúa el impacto mensual de la medida.

En segundo lugar, el sombrío diagnóstico de la economía que hicieron los directores de la Fed también pesó. En su comunicado, la Reserva Federal mencionó “riesgos significativos” para le economía norteamericana, azuzando los temores de los mercados.

La tercera desilución vino por el lado de la falta de consenso dentro del Gobierno de los EE.UU. Tres directores de la Fed se hicieron eco de las críticas de legisladores republicanos, que la semana pasada escribieron una carta pública a Bernanke en la que lo instaban a abstenerse de intervenir en la economía, y votaron en contra del twist.

“Todo esto temuestra que los desacuerdos son muy importantes, que el problema político persiste y que la autoridad monetaria de los EE.UU. no está siendo utilizada en todo su potencial”, comentó Kruskevich. “Hay una contradicción entre la poca intensidad de las medidas que se toman, el dudoso consenso que obtienen, y el diagnóstico tan negativo que se hace de la economía”, añadió.

“Lo que importa es la generación de empleo. ¿Quién va a endeudarse para comprar una casa si no sabe si va a tener trabajo?”, comentó Carlos Olivieri, asesor Financiero y profesor de la universidad Austral y Di Tella.
Ese divorcio entre los objetivos del Gobierno y las preocupaciones de los inversores explicaría la mala recepción de la medida de la Fed. Más aún, en un día en el que Moody’s bajóla calificación crediticia de Bank of America Corp, Wells Fargo & Co y Citigroup Inc, tres de los mayores bancos estadounidenses, por temores a que el Gobierno esté menos dispuesto a respaldarlos si vuelven a tener problemas.

“El mercado ha advertido que Ben Bernanke no puede solo contra todos: los republicanos, las calificadoras que pegan en los peores momentos y los Gobiernos europeos

Temas en esta nota