Expectativa europea por nuevos planes para evitar cesación de pagos en Grecia

De todos modos, todavía hay grandes diferencias sobre si el Banco Central Europeo debería comprometer más recursos para apuntalar a los bancos de la región.

26deSeptiembrede2011a las07:10

Las autoridades europeas, criticadas por no lograr resolver la crisis de la zona euro, comenzaron a trabajar en nuevos planes para evitar que una posible cesación de pagos en Grecia descarrile a la economía mundial. Tras un fin de semana en el que Estados Unidos, China y otros países del G-20 les dijeron que deben tomar medidas más enérgicas, los líderes europeos se concentraban en alternativas para fortalecer su fondo de rescate. Todavía hay grandes diferencias sobre si el Banco Central Europeo debería comprometer más recursos para apuntalar a los bancos de la región.

El viernes, las principales bolsas del mundo revirtieron las bajas del inicio y terminaron en terreno positivo ante expectativas de que el Banco Central Europeo (BCE) pueda adoptar nuevas medidas que alivien la crisis de la deuda en el Viejo Continente. Operadores mencionaron rumores en el mercado de que habrá alguna ayuda gubernamental para fortalecer las hojas de balance los bancos europeos. En esta línea, el G-20 emitió un comunicado en el que prometió una respuesta “fuerte y coordinada” a la crisis y manifestó su compromiso de “apoyar el crecimiento”, después de una cena de trabajo el viernes de las veinte economías más poderosas del mundo. Los ministros de Finanzas del Grupo también se comprometieron a garantizar que las entidades financieras “tengan el capital adecuado” y señalaron la necesidad de “poner en práctica los planes de consolidación fiscal creíbles”. “Nosotros nos comprometemos a tomar todas las medidas necesarias para preservar la estabilidad de los sistemas bancarios y mercados financieros como es necesario‘”, fueron las palabras en conjunto.

Pero el temor a una recesión de la economía mundial y por un posible default de Grecia no desaparecen ya con promesas. La semana pasada, se conoció que Moody’s rebajó en dos escalones la nota de los principales bancos griegos, debido a posibles pérdidas en su cartera de obligaciones del Estado y a la degradación de la economía del país. “Llegó la hora de consensuar con acción. Se escucharon ya muchas críticas de funcionarios, pero el mercado está esperando que se vuelque más liquidez a las economías. El temor es que haya un congelamiento global del crédito como sucedió en 2008 y que se entre en un proceso recesivo”, evaluó Sabrina Corujo, de Portfolio Personal.

Otra demostración de que los inversores exigen medidas concretas de inyección fue que la decisión de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) de implementar una “Operación Twist” –que consiste en canjear bonos cortos por una canasta de combos más largos– no terminó de convencer a los inversores. Es más: ya todos descontaban esa medida (y por un monto tres veces superior a lo anunciado, que fue de u$s 400.000 millones). “Sin dudas, lo que pide el mercado es un nuevo plan de expansión monetario, un QE3. Y dejó en evidencia que nadie está conforme con lo actuado por las economías centrales. El derrumbe global afectó a commodities y en esta oportunidad el oro no sirvió como refugio”, detallaron en Portfolio.

Pero la expectativa de que un nuevo plan de incentivo es inminente, hizo que el viernes en Estados Unidos, el Dow Jones avanzara 0,3% hasta 10.771,48 unidades, el S&P500 subiera 0,6% hasta 1.136,43 y el Nasdaq, un 1,1% para ubicarse en 2.483,23. En esta tónica, en Europa, Madrid logró una ganancia 2,1%, Fráncfort, un 0,6%, París, 1% y Milán 1,4%. Atenas fue la excepción, que cayó 3,9%.

Anoche, los principales mercados asiáticos (Tokio y Hong Kong) operaban en rojo, pero en niveles que giraban en torno a 1%. Algo similar sucedía con Wall

Temas en esta nota