No cede la inflación este mes y se ubicaría en 1,8 por ciento

Los aumentos en los precios de los alimentos empujan hacia arriba el indicador real.

29deSeptiembrede2011a las07:30

A contramano de los anuncios oficiales que hablan de una desaceleración de la inflación, el costo de vida volvió a dar signos de no ceder en septiembre y se ubicaría en torno del 1,8 por ciento.

El viceministro de Economía, Roberto Feletti, había afirmado, en una entrevista con LA NACION, que "la tendencia de la evolución de los precios es a la baja". Sin embargo, de acuerdo con las estimaciones de analistas privados, el mes en curso está cerrando con una suba apenas inferior al 2% en la inflación minorista, empujada por las fuertes alzas en los precios de los alimentos.

De esta manera, se acentuaría la tendencia a la aceleración de los precios que se había iniciado en julio tras la relativa calma que se había registrado en mayo y en junio.

La aceleración de los precios además coincide con la evolución que tuvieron los aumentos de precios autorizados por la Secretaría de Comercio Interior.

En junio apenas nueve empresas habían logrado la aprobación del secretario Guillermo Moreno para introducir un cambio en su lista de precios, pero a partir de ese mes el ritmo se fue incrementando hasta alcanzar a 55 autorizaciones en julio y a otras 40 en agosto. La tendencia se mantuvo en los primeros quince días de septiembre, cuando 25 empresas recibieron el visto bueno oficial para concretar algún aumento.

La aceleración de los aumentos de precios en el rubro alimentos y bebidas fue confirmada por la Asociación de Defensa del Consumidor Adelco, que ayer informó que en septiembre las marcas líderes tuvieron un alza promedio del 4,12 por ciento.

 

Las subas en esta canasta fueron lideradas por algunos alimentos frescos, como las cebollas y el tomate, que sufrieron incrementos superiores al 30 por ciento. Los aumentos que tuvieron los tomates, incluso, llevaron a las autoridades del Mercado Central a suspender su venta durante una jornada.

"La canasta de alimentos y bebidas que medimos nosotros tuvo un incremento del 3,2% en las primeras tres semanas de septiembre, lo que representa la mayor suba en lo que va del año", advirtieron en una consultora que realiza su propia medición de inflación, pero que prefiere no dar a conocer su nombre por temor a recibir una nueva multa de parte de la Secretaría Interior.

En otra consultora precisan que la inflación de septiembre se ubicará en 1,8 por ciento como producto de un incremento en los precios de los alimentos.

"Los alimentos en promedio subieron un 2,6 por ciento contra el 2 por ciento de agosto, a lo que sumó el aumento del rubro indumentaria, como un efecto del cambio de temporada. Igualmente, estas subas estuvieron compensadas por lo que pasó con la medicina prepaga, que había sido el principal motor de la inflación en agosto y este mes cerró sin cambios", explicó otro economista que también optó por el anonimato.
Proyecciones

La visión compartida por los economistas consultados por LA NACION es que la inflación de 2011 se ubicará claramente por encima del 20 por ciento, como producto de una combinación de gasto público en alza y de la emisión monetaria creciendo a una tasa cercana al 40 por ciento.

"El traspaso a precios de este fuerte crecimiento de la base monetaria no es mayor porque un par de factores terminan jugando a favor de la contención de la inflación. El primero son los subsidios y las tarifas de servicios públicos congeladas, y el segundo es la fuga de capitales. La plata que sale del sistema ayuda a frenar la suba de precios porque los fondos que se fugan no terminan volcándose al consumo", explicó Mario Sotuyo, economista de la consultora Economía & Regiones.

Las perspectivas para 2012 hablan de una desaceleración de la actividad lo que, a su vez, tendrá un impacto directo en los niveles de inflación. "Estimamo

Temas en esta nota