Reconoce Brasil que crece cada vez menos y tiene más inflación

A comienzos de año esperaba expandir la economía un 4,5%; ahora proyecta un 3,5%.

Por
30deSeptiembrede2011a las07:05

RIO DE JANEIRO.- Ya es oficial: la economía brasileña está perdiendo fuerza a mayor ritmo que el previsto.

En un informe divulgado ayer, el Banco Central de Brasil redujo de 4% a 3,5% su proyección de crecimiento económico para este año y aumentó de 5,8% a 6,4% su pronóstico de inflación.

"La estimación de crecimiento cayó en función de las previsiones inflacionarias. Nuestra economía crecía por encima de su potencial; tuvimos que hacer que lo haga más en línea con la capacidad de crecimiento potencial y contener la propagación de algunos precios", señaló el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, en Curitiba, donde comentó el último informe trimestral de la entidad.

Se trató de la segunda revisión a la baja que efectuó el banco en lo que va del año, que se había iniciado con una proyección de crecimiento del 4,5 por ciento. Luego, en junio, calculó que la expansión sería del 4%, pero la situación internacional agravó los problemas.

El mes pasado, para enfrentar la contracción del crédito externo por la crisis y evitar un enfriamiento mayor, el Comité de Política Monetaria del Banco Central bajó en medio punto porcentual la tasa referencial de intereses (Selic), que quedó en 12 por ciento. Y, de acuerdo al nuevo informe, el Comité podría hacer nuevas reducciones en la tasa básica en su próxima reunión, en octubre.

Con la desvalorización del real, que ayer volvió a depreciarse para terminar cerrando a 1,844 frente al dólar, la gran preocupación del gobierno de Dilma Rousseff ahora es la inflación. La meta oficial para este año era de 4,5%, con +/- 2 puntos de margen, pero en los últimos 12 meses, los precios al consumidor crecieron 7,23 por ciento. Aunque el Banco Central reconoció que se está por sobre el tope estimado, cree que en el último trimestre del año bajarán para cerrar 2011 con un 6,4%, y sólo en 2012 convergiría en la meta con un 4,7 por ciento.

"Ningún país está libre de las consecuencias de la crisis, pero Brasil apuesta a factores que hacen que esté más distante y protegido", apuntó ayer la presidenta Rousseff, que resaltó la fuerza del mercado interno y las reservas internacionales, por US$ 350.000 millones, como pilares.

Por Alberto Armendariz.

Temas en esta nota