Brasil tomaría medidas más duras contra exportaciones argentinas

Sería el próximo 19 de octubre. Fuertes quejas por el freno a calzado brasileño.

Por
01deOctubrede2011a las08:32

El gobierno de Dilma Rousseff esperará hasta el próximo jueves 19 para tomar medidas “más duras” contra Argentina. Las amenazas de represalias reaparecieron después que trascendió la queja de sectores de la industria del calzado, que denunciaron las “repetidas trabas” a las importaciones de zapatos fabricados en Brasil. La decisión debe ser adoptada apenas dos días hábiles antes de las presidenciales argentinas en una reunión de la Cámara de Comercio Exterior brasileña, un organismo oficial integrado por varios ministros del área económica.

La reanudación del conflicto tiene que ver con los “reiterados atrasos ” del ministerio de Industria, liderado por Débora Giorgi, que libera a “cuentagotas” las autorizaciones para “importar de productos desde Brasil”. La queja más reciente es la de los fabricantes brasileños de calzado quienes afirmaron sufrir demoras de hasta 210 días para recibir los permisos correspondientes de Buenos Aires. Son licencias indispensables para abrir las puertas del mercado argentino.

El miércoles último, el ministro de Desarrollo e Industria Fernando Pimentel la llamó por teléfono a su colega argentina Giorgi.

Le advirtió sobre las retenciones practicadas en la aduana argentina contra los zapatos brasileños. Débora le replicó que también Brasil estaba demorando la concesión de permisos previos de importación de productos argentinos. El jueves por la noche, en un comunicado, el equipo de Pimentel señaló que había solicitado al gobierno de Cristina Kirchner que acorte los tiempos para permitir el ingreso de mercaderías brasileñas retenidas por la Aduana.

El tono de esa nota fue más que moderado. Pero quedó claro que la contemporización obedece sólo a la inminencia de las elecciones y dejó traslucir que Brasil reanudará la guerra en cuanto se termine la “veda” a los conflictos que impone el proceso electoral argentino. Así se lo dijeron al diario Valor Económico fuentes de la Cancillería brasileña. “La decisión de la presidenta Dilma es no presentar flancos que puedan ser utilizados con fines electoralistas ” señalaron los diplomáticos de Brasilia a ese diario.

A pesar de su estilo “cooperativo”, que resalta el “contacto permanente” entre los dos ministros de Industria, Pimentel y Giorgi y que pone de relieve el aumento del comercio bilateral (que ya acumuló 26.000 millones de dólares) c on franco superávit a favor de Brasil (de más de 3.700 millones de dólares), el comunicado brasileño deja trascender un fondo conflictivo. “Estamos en constante comunicación con el sector privado y somos sensibles a las dificulta des enfrentadas por los exportadores brasileños ”. Afirma, también que el organismo “seguirá empeñado en resolver todos los casos” de restricciones que impidan el flujo normal de mercaderías entre los dos socios.

La Asociación de Fabricantes de Calzados de Brasil estimó que hay 3,4 millones de pares de zapatos que aguardan un volumen récord de calzados que aguardan la concesión de licencias para ser despachados al mercado argentino. Algunas empresas esperan hace más de 210 días declaró el director ejecutivo de la entidad Heitor Klein. Eso representa más de 33 millones de dólares . El empresario reclamó al gobierno de Dilma que aplique represalias. “Es que estamos enviando informes semanales desde marzo último, donde relatamos todas las barreras impuestas por el gobierno argentino”.

Por Eleonora Gosman
San Pablo Corresponsal

Temas en esta nota