Preocupación entre los productores

La caída en los precios de la soja ya pone en una situación complicada a los productores que alquilan campos para sembrar, porque deberían obtener rindes más altos para no perder plata. Se estima que en la Argentina el 60 por ciento de la agricultura hoy se realiza sobre tierras arrendadas.

Por
04deOctubrede2011a las07:33

Según Alejandro Vejrup, de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), la mayoría de los alquileres para sembrar se cerraron con una soja en torno de 315 a 325 dólares por tonelada. Pero ayer en el país ya estaba en 288 dólares por tonelada.

"Aquellos que cerraron alquileres y no cerraron el precio futuro [tomando una cobertura] están complicados y sólo los salva un rinde mayor al esperado", comentó Vejrup.

Según el especialista, antes de la caída de precios hacía falta lograr, en la zona de Rosario y alrededores, un rinde de 33 quintales de soja para no perder plata. Ahora, en cambio, con menos precio se necesita alcanzar 38 quintales de soja para salir hecho en el cultivo. Si bien se trata de una de las zonas más productivas, es un rinde elevado el que es necesario lograr.

La situación también afecta al maíz. Antes, con un rinde de 88 quintales se salvaban los gastos en un campo alquilado de esa región. Ahora hacen falta 96 quintales, ocho quintales más. "Los que siembran en campos alquilados hoy están cambiando la plata y en algunos casos, perdiendo", advirtió Vejrup.

Como dato alentador, Horacio Busanello, CEO del grupo Los Grobo, precisó que muchos productores aprovecharon los buenos precios que hubo en gran parte del año para comprar sus insumos para la campaña.

"Los buenos precios de los granos que se registraron a lo largo del año alentaron a la mayoría de los productores a anticipar la compra de insumos, como semillas, agroquímicos, fertilizantes y silo bolsas, para aprovechar una muy favorable relación entre el insumo y el producto", indicó Busanello, que añadió: "Muchos productores ya han vendido a futuro parte de la cosecha esperada a buenos precios y/o han utilizado instrumentos para asegurarse un piso en el valor".
Más estimaciones

No obstante, advirtió que los mayores precios en gasoil, fletes y seguros, por ejemplo, van a significar más costos en quintales.

Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), tomando la cotización internacional, el precio promedio para 2011 al mes de septiembre fue de US$ 520 para la soja.

Al margen de la soja, un informe del Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA) calculó el impacto global de la baja de precios para toda la cosecha y no sólo la oleaginosa. El cálculo lo hizo estimando una exportación similar a la última campaña, de 76,4 millones de toneladas.

"Si al mismo volumen exportable se le aplican los precios FOB cotizados hoy para la nueva cosecha, de 398 dólares por tonelada en promedio, el valor de las exportaciones y las retenciones caen a 30.400 y 8935 millones de dólares, respectivamente. Es decir, en un 13,8 por ciento", dijo Alicia Urricariet, de la SRA.

Temas en esta nota