La expectativa de un blindaje para los bancos empujó a las bolsas

Alemania respaldó el uso de fondos europeos para capitalizar a la golpeada banca de ese continente y cambió el humor de los mercados. Pero reconoció que habrá quitas mayores a las previstas en Grecia.

Por
06deOctubrede2011a las08:19

Apenas los inversores entrevieron una pequeña pista de lo que esperaban hace semanas, una acción coordinada de los gobernantes europeos para evitar quiebras generalizadas en su sector financiero, los mercados cambiaron de rumbo. Por segundo día consecutivo, Wall Street cerró en alza, acompañado por saltos de hasta el 4,9% en las bolsas europeas.

El Merval porteño acompañó con una suba del 1% y el euro se apreció frente al dólar.
Ayer, la canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que su país respaldará un plan para recapitalizar a la golpeada banca europea en el que trabajan la UE y el FMI, y Bélgica y Francia confirmaron en forma conjunta que limpiarán de activos tóxicos al banco binacional Dexia, caído en desgracia por sus fuertes tenencias de deuda de la periferia europea. Los dichos de ayer se sumaron a las muy bien recibidas declaraciones del comisionado europeo, Olli Rehn, hechas un día antes. Rehn había afirmado que el objetivo de los 17 ministros de Finanzas reunidos en Luxemburgo era la creación de un mecanismo de salvataje y recapitalización de bancos europeos, que se verían seriamente dañados ante un default griego.

Las tenues señales enviadas por las autoridades europeas estuvieron lejos de ser concretas, y mucho más lejos aún de tranquilizar respecto al futuro de Grecia, cuyo default se sigue dando por hecho.
A lo que apuntaron fue a dejar en claro que tomarán las medidas necesarias para que el inminente fracaso griego no se contagie al resto de las economías europeas en problemas ni dé por tierra con el sistema bancario.

“Los líderes regionales buscarían primero tomar las medidas necesarias, entre ellas la recapitalización del sistema financiero y la ampliación del fondo de rescate, a fin de poder estar preparados para marcar el límite de España e Italia, anticipando que un default griego testeará de inmediato el efecto contagio”, analizó el Estudio Ber.
Garantizado un blindaje contra el efecto dominó, la UE podría avanzar hacia un default ordenado de la deuda de Grecia, que según aclaró Merkel ayer, implicaría quitas para los acreedores privados mayores de las estimadas originalmente.

Satisfechos con el accionar de la UE, al menos por un día, los mercados cerraron con alzas generalizadas. Las más importantes se vieron en Europa, con el Dax alemán a la cabeza, que ganó 4,9% durante la sesión de ayer. Le siguieron el CAC parisino, que subió 4,3%, y la bolsa de Milán, que ganó 3,9%. En Wall Street, el Dow Jones subió 1,2% y el S&P 500 aumentó 1,8%. Las subas, más moderadas, se explican porque los rumores de un rescate para los bancos europeos ya habían sido capitalizados por la bolsa neoyorquina el día anterior.

“La reacción europea es lo que esperaba el mercado, si los miembros de la unión monetaria hubieran actuado desde un principio de esta manera, hoy la situación sería completamente distinta”, comentó el economista Luis Palma Cané.
“Cada día que pase sin una acción coordinada concreta, aumentará la posibilidad de que la actual desaceleración económica se transforme en recesión”, concluyó.

Temas en esta nota