Crece la presión de EE.UU. para bloquear préstamos al país

Reclaman que se regularice la situación con los bonistas, el Club de París, el FMI y en el Ciadi. Están juego créditos por u$s 1.400 millones. Malestar en el gobierno argentino.

Por
13deOctubrede2011a las08:02

La presión del gobierno estadounidense para bloquear los créditos de organismos internacionales hacia el país, hasta tanto la Argentina regularice su situación con diversos acreedores, escaló ayer un nuevo peldaño. En una sesión que realizó el Subcomité de Política Monetaria y Comercio Internacional en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, los legisladores (en particular los republicanos) aprobaron adosar la negativa de ese país a apoyar los préstamos de entidades multilaterales hacia la Argentina a un proyecto de ley que autoriza ampliar el capital de organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial en un monto de u$s 1.400 millones. Ahora el proyecto deberá ser tratado en una sesión plenaria del Comité.

Así, el gobierno de Barack Obama, que tiene el Congreso dominado por los republicanos, volvió a endurecer la postura que formalizó un mes atrás cuando la subsecretaria para Mercados Internacionales y Desarrollo del Tesoro de EE.UU., Marisa Lago, comunicó la decisión de votar en contra de los préstamos a la Argentina en las líneas bajo estudio en el Banco Mundial y el BID. Desde entonces, Estados Unidos ya se opuso a tres préstamos del BID a la Argentina y a uno del Banco Mundial, aunque no tuvo tiene poder de veto, por lo que los créditos igual se giraron igual.

De todas formas, el lobby de los acreedores, en tándem con los republicanos, podría extenderse dado que además buscan persuadir a otros países para que también nieguen préstamos al país. El proyecto de ley ayer aprobado en comisión indica que los representantes de los Estados Unidos en el Banco Mundial y el BID deberán “oponerse a cualquier préstamo para el gobierno de la Argentina e iniciar conversaciones con otros directores ejecutivos en el banco respectivo para defender y promover enérgicamente los esfuerzos para alentar a la Argentina a normalizar las relaciones con sus acreedores oficiales y privados y en otras partes de la comunidad internacional, como el arreglo de las diferencias relativas a inversiones (Ciadi), la deuda con el Club de París, el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y el Fondo Monetario Internacional”.
Fuentes del gobierno estadounidense ratificaron a El Cronista el cambio de óptica con respecto a la Argentina: “Una cosa era cuando estaban saliendo de la crisis de 2001. Pero luego de nueve años de crecimiento al 8% y con las reservas que tienen, ya no hay excusas para no regularizar la deuda con los acreedores, cumplir con el FMI (el denominado artículo IV), el Club de París y los juicios en el Ciadi”, resumió desde Washington uno los presentes en la sesión de ayer en el Capitolio. Desde el gobierno argentino, en tanto, admitieron el malestar con la medida a la que consideran “anacrónica”.

El texto del proyecto de ley aprobado indica que la postura de EE.UU. se mantendrá hasta tanto el Tesoro estadounidense “determine que el Congreso de la Argentina está dando pasos hacia la normalización de su status en la comunidad internacional”. Los préstamos en carpeta del BID y el Banco Mundial hacia la Argentina totalizan unos u$s 1.400 millones. Una de las agrupaciones estadounidenses más activas en pos de presionar al país es la denominada American Task Force Argentina (ATFA).

Por Juan Cerruti.

Temas en esta nota