Unión Europea busca una reforma para los subsidios

La Comisión Europea presentó ayer su propuesta para reformar la Política Agraria Común (PAC) a partir de 2014, que subsidia a productores de los países del área con recursos cercanos a los 60.000 millones de euros anuales, que representan casi el 40% del total del presupuesto comunitario.

13deOctubrede2011a las15:36

La Comisión propició, de todos modos, que la incidencia del gasto agrícola mantenga una tendencia relativa descendente, desde el 39% del total de erogaciones en 2014 hasta el 33% en 2020, según un cable de la agencia Europa Press.

La propuesta, que debería ser aprobada a fines de 2013, busca asegurar un reparto más equilibrado del gasto agrícola europeo y apoyar los esfuerzos medioambientales con fondos adicionales para los agricultores más «verdes».

Entre las principales novedades, Bruselas procura definir el concepto de «agricultor activo», para evitar que reciban ayuda quienes no tienen en el sector una actividad principal.

Los productores que reciban como máximo 5.000 euros al año en ayudas directas quedarán exentos.

Se plantea, también, modificar criterios históricos de cálculo de las ayudas directas a los agricultores, que en principio favorecen a los antiguos Estados miembros, como España y Francia.

Los países de más reciente incorporación a la Unión Europea ya cuentan con un pago único por hectárea igual para todo productor.

Límite

La propuesta de reforma de la PAC prevé otras modificaciones, para que el pago único no exceda los 300.000 euros anuales, y evitar así que los grandes terratenientes sean quienes más se beneficien de los apoyos comunitarios.

Se contemplan igualmente salvedades para computar el costo salarial de las explotaciones antes de aplicar la reducción, de manera de no castigar la creación de empleo en el sector.

El proyecto de Bruselas prevé reservar el 30% de las ayudas para alentar las buenas prácticas medioambientales, que ya realizan muchos agricultores y ganaderos.

Al presentar la propuesta, el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, defendió un pago básico por hectárea, a modo de tarifa plana para todos los agricultores.

Para ello pedirá a los Estados miembros con mayores diferencias en los pagos unitarios directos a productores que inicien un «ajuste progresivo hasta 2019».

Fuentes europeas consideran que este punto será uno de los principales escollos en las negociaciones, ya que los antiguos Estados miembros aplican referencias históricas que tienen en cuenta la situación de las explotaciones entre 2000 y 2002. «No es posible que un agricultor siga cobrando en función de la producción que tuvo hace una década», argumentan las fuentes.

Prioridades

La reforma que plantea Bruselas fija como prioridades garantizar el suministro seguro y de calidad de alimentos a la población, una gestión sostenible de los recursos naturales y el mantenimiento del «equilibrio territorial y la diversidad de las zonas rurales».

Con su propuesta, el comisario Ciolos retomará una vieja aspiración del Ejecutivo comunitario para limitar los subsidios que reciben las grandes explotaciones agrícolas y ganaderas.

En 2007, durante la anterior reforma que negociaron los gobiernos europeos, Bruselas impulsó una propuesta similar a ésta, pero chocó con la oposición de la mayoría de los Estados miembros.

En la actualidad, una gran mayoría de países, incluidos el Reino Unido, Alemania y algunos nuevos Estados miembros, sigue en contra de pactar un techo para las ayudas.

Bruselas piensa, además, en una reforma que acelere el cambio generacional en un sector en el que dos tercios de los trabajadores son mayores de 55 años.

Así, los agricultores y ganaderos menores de 40 años podrán cobrar un 5% más de ayudas anuales durante un período máximo de cinco años, y se propone crear un régim

Temas en esta nota