Cada vez más gente admite que perdió poder de compra

En más de la mitad de los hogares creen que la inflación le gana la carrera al salario, pese a los aumentos.

24deOctubrede2011a las07:58

Más de la mitad de los argentinos cree que su poder adquisitivo se redujo por la inflación. A pesar de los últimos aumentos de sueldos, que en muchos casos se ubican cerca del 30% anual, para el 56% de la población su actual poder de compra es menor que el que tenían unos meses antes, mientras otro 28% cree que se mantuvo y sólo un 14% estima que se produjo un aumento en su poder adquisitivo.

Los datos se desprenden del estudio Pulso Social, que elabora todos los años la consultora CCR y que mide entre otras cosas el humor y las expectativas de los consumidores argentinos, a partir de 650 entrevistas realizadas en hogares de todos los niveles sociales de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

"Hay una clara percepción de que los precios suben más que los ingresos y que esto tiene un impacto en el poder adquisitivo de la gente", explicó Ricardo Bastianon, director de Negocios de CCR.

En CCR alertaron que el porcentaje de personas que estiman que el poder de compra de su salario es menor está creciendo, y de hecho en la anterior medición, hecha en noviembre de 2009, el porcentaje de los que percibían una caída era del 53% y un año antes se ubicaba en el 46 por ciento.

La sensación de que la inflación les está ganando la carrera a los salarios es confirmada cuando se analizan cuáles son las principales preocupaciones de los hogares argentinos.

Junto con la inseguridad, la suba de precios es uno de los temas prioritarios de la agenda para la mayoría de los entrevistados. La preocupación por el impacto de la inflación en su presupuesto atraviesa a todos los hogares, sin distinción de clase social. En cambio, lo que sí muestra diferencias son las estrategias que aplica cada familia ante el avance de los aumentos de precios.

"Como no conviene ahorrar, la clase media se defiende cambiando el auto, equipando el hogar y aprovechando las promociones y descuentos, lo que se traduce en un consumidor mucho más oportunista. Cuando se va bajando en el nivel social, la búsqueda de las promociones es vista como una manera de sobrevivir y de mantener el poder de compra", explicó Ricardo Fitz Simon, presidente del grupo CCR.

En la consultora explican que la preocupación por la evolución de la inflación y la inseguridad no es nueva, y de hecho destacan que ambos temas ocupan un lugar privilegiado en la agenda de los argentinos desde hace varios años. Las novedades en este campo pasan por otras cuestiones.

"Por primera vez, en muchísimo tiempo el desempleo dejó de ser un tema prioritario en las preocupaciones de los argentinos y lo que aparece como materia nueva es la desigualdad social. Hay una mirada más amplia sobre las causas de la inseguridad y una demanda de cambios sociales en este campo, cuando antes lo que se pedía eran más policías en la calle", explicó Bastianon.

A la lista de temas además hay que agregar entre los hogares de los segmentos socioeconómicos C2 y C3 -clase media y clase media baja- la preocupación por la casa propia. Por su parte, entre las familias de clase baja crece la inquietud por el deterioro de la salud y la educación pública.
Descenso español

Uno de las preguntas que se incluyen en el Pulso Social que todos los años realiza CCR es cuál es el país que los argentinos consideran como ideal para vivir. Como ya es un clásico en este tipo de relevamientos, el primer lugar es ocupado por la propia Argentina, que es elegida como el país ideal por el 28% de los encuestados. La visión más nacionalista se encuentra entre los mayores de 50 años, donde el grado de elección trepa al 37 por ciento.

La gran novedad en este campo es el descenso que registró España en el ranking de países favoritos de los argentinos. La crisis europea golpeó con fuerza en la visión

Temas en esta nota