Mercados en clave K: hubo ganancias pero siguen las dudas

Con el respaldo de un optimismo externo que de haber faltado podría haber diluido fácilmente el impacto de la victoria, los activos locales respondieron ayer a la reelección de Cristina con los avances esperados pero sin euforia ante un evento que ya estaba reflejado hace tiempo en los precios. Así, el Merval subió 2,3%, el riesgo país bajó 4% a 863 puntos y los bonos anotaron ganancias de hasta 3,5%, si bien los cupones sumaron un tímido 0,3%.

25deOctubrede2011a las09:08

Pero las subas de ayer dicen poco en realidad de lo que pasa en bambalinas en función de las perspectivas que tienen los inversores en el mercado local. La fuerte suba de papeles como Tenaris (5,6%) y Petrobras Brasil (3,1%) tampoco muestra cuáles serán los sectores que potencialmente podrían rendirle al inversor. En rigor, después del triunfo de Cristina Fernández, las expectativas del mercado local parecen no haber cambiado. Lo que hay en el mercado son dudas y una fuerte dosis de incertidumbre. De todas formas, en la city señalan que lo primero es Europa.

Bajo la propuesta de pensar cómo sigue la película del mercado local, los analistas se muestren renuentes a ejercer la peligrosa práctica de la hipótesis sin pactar de antemano algunos supuestos.

El primero al que hay que acceder es presuponer que no habrá cambios bruscos en el manejo de la política monetaria –fuerte devaluación en un período más o menos concentrado de tiempo– ya que si esto existiera, se tendrían “distorsiones” y la reacción podría ser de un estancamiento en la bolsa.

Si la línea gruesa de la política monetaria resultara previsible, –un deslizamiento del tipo de cambio gradual–, entonces buena parte del volumen de negocios que se perdió en los últimos meses, volverá, y con ello la recomposición de los precios. Para eso, también piden que se les otorgue otro supuesto: que Europa finalmente logrará rescatar a Grecia y estabilizarse.

Con esos dos supuestos en acción, –y un precio para la soja que se ubica por encima de los u$s 440 la tonelada– la avanzada es de los inversores.
Y empiezan a aparecer tres factores que son, finalmente, propios de una dinámica bursátil para los próximos meses: precio, sector y balance.

En el mercado sostienen que de repetirse el escenario de fuerte impulso al consumo, los bancos serían los grandes ganadores.

Por otro, de estirarse el plazo para desandar el camino de los subsidios, las compañías de servicios públicos, las más afectadas. Pero en el medio están las constructoras, las empresas alimenticias, las metalmecánicas, las metalúrgicas...

El sector financiero quedó con severas heridas. Acciones de la talla de Grupo Galicia y BBVA Banco Francés acumulan una caída de 24% y 28% respectivamente en lo que va del año. “Si el consumo sigue siendo el motor de la economía, entonces las apuestas debieran ir para los bancos que son los que apuntalan la tendencia y los que reciben una parte de los beneficios ya que hoy están a precios bajos”, señaló Juan José Vázquez, jefe de Research de Bull Market Brokers.

Bajo la lupa de los ratios, también surgen algunas conclusiones ligadas a los servicios públicos. Edenor registra un porcentaje 0,84 de precio-valos libros –cuántas veces el precio de mercado contiene al precio de libros de la empresa–, uno de los más bajos junto a Pampa Energía, compañía del Grupo Mindlin que registra 1 y la transportadora de energía Transener, con 0,58. Para tener una referencia, las brasileñas Coelce, AES Elpa, Aes Tiete, Tractebel y CPFL Energía registran un precio-valor libros superior a 2 veces en todos los casos, lo que implica que el valor de mercado es el doble que el que figura en los libros.

“De un tiempo a esta parte hemos detectado que hay inversores que se están posicionando en estos activos. Se especula que el Gobierno podría retocar las ta

Temas en esta nota