Europa finalmente logró ponerse de acuerdo y una ola de euforia recorrió todos los mercados

Los mandatarios acordaron una quita voluntaria del 50% para la deuda griega y un refuerzo del fondo de rescate. Datos de crecimiento en EE.UU. dieron aún más impulso.

28deOctubrede2011a las07:57

El acuerdo alcanzado entre gallos y medianoches para una “reestructuración voluntaria” de la deuda griega con quita del 50% impulsó a los mercados bursátiles de todo el mundo. A su vez, se conoció que la economía de los Estados Unidos se sacó un poco la modorra durante el tercer trimestre del año y creció 2,5%, lo que apuntaló el buen ánimo.
Como resultado, Wall Street y las bolsas europeas registraron ganancias de hasta el 6%, mientras que el euro registró su mayor avance del año.

El índice Standard & Poor’s de Nueva York ganó 3,43% y va camino así a su mayor ganancia mensual desde 1974. En lo que va de octubre, el índice ganó 14%, borrando todo lo que perdió a lo largo de 2011 con la complicación de la crisis de deuda europea y el estancamiento de la economía estadounidense.

Los papeles financieros, principales afectados por la crisis de deuda en la zona euro, lideraron la suba con Goldman Sachs a la cabeza, que ganó 17% el día de ayer.
En las plazas del viejo continente el entusiasmo por el plan de salida para el laberinto europeo fue aún mayor. El índice FTSE 100 de Londres ganó 2,9%, la bolsa de Atenas 4,8%, el Dax alemán 5,4% y el CAC francés 6,3%.

El euro ganó 2,2% hasta alcanzar los u$s 1,4183 por unidad, luego de tocar un máximo de $1,4219 apenas iniciado el día. Fue la suba más fuerte de la divisa europea en un sólo día en los últimos 15 meses.

Lo que decidieron los líderes de la Unión Europea, en una reunión de emergencia que se extendió hasta la madrugada de Bruselas, fue dotar al Fondo de Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) de 1 billón de euros y un recorte del 50% de la deuda griega que fue acordado con representantes de los principales tenedores de bonos helenos, los bancos europeos.

El FEEF podrá utilizar su nuevo poder de fuego para actuar como prestamista de los gobiernos nacionales para asegurar sus nuevas emisiones, pero también podría comprar deuda en el mercado secundario, para evitar corridas contra loa títulos de deuda de sus miembros, como las que sufrieron Italia y España.

El día previo, cuando comenzó la reunión de mandatarios, se supo que se había cerrado una de las tres patas del acuerdo, la suba del encaje obligatorio de los bancos europeo al 9% de su capital, para blindarlos del default ordenado que aceptaron como acreedores de Grecia.

Por último, también pesó en la renovada confianza en el futuro de Europa el saludo del Gobierno chino al nuevo rescate europeo. En los últimos días trascendieron conversaciones de primer nivel entre París y Pekín en dirección a sumar a China entre los países que contribuirían con fondos para sanear la crisis en la zona euro.
Como si todo ello no fuera suficiente, datos alentadores de la economía de los Estados Unidos redoblaron el buen humor de los operadores.

El Buró de Análisis Económico de ese país dio a conocer la cifra preliminar de crecimiento del PBI durante el tercer trimestre del año: fue 2,5%. Si bien el consenso de mercado estimaba esa cifra, es el ritmo de crecimiento del producto más rápido del año.
Todavía falta

El paquete ilusiona, aunque queden muchos detalles por develar. La letra chica, que se conocerá recién en diciembre cuando se reúnan los ministros de finanzas de Europa, puede defraudar a los mismos que apostaron ayer por activos de riesgo ante las perspectivas de un cambio de tendencia. Más teniendo en cuenta que el último mega rescate acordado por los líderes europeos fue rubricado el 25 de junio pasado, y todavía está por ser implementado.

También existen dudas respecto a qué impacto podrá tener la “reestructuración voluntaria

Temas en esta nota