El Gobierno activó el plan para reducir subsidios que llegan a $ 70.000 millones

Le reportará de inmediato un ahorro de $ 600 millones, que irá en incremento. Bancos, casas de juego y telefónicas pagarán hasta el doble por sus consumos.

03deNoviembrede2011a las08:07

Por primera vez en ocho años, el Gobierno dio un paso decisivo y sistemático para reducir de forma paulatina el paquete de subsidios que destina para mantener sin aumentos las boletas de gas, electricidad y agua, el principal saco sin fondo que deben enfrentar las cuentas públicas, dado que absorben más de 4% del producto bruto.

En 2009 había intentado iniciar ese camino, pero el rechazo generalizado que cosechó la medida (buscó aplicarse a casi todo el universo de consumidores) obligó a la presidenta Cristina Fernández a dar marcha atrás. Ese error pesó hasta ahora sobre la espalda de los funcionarios públicos, que anunciaron ayer una estrategia distinta: les quitarán la totalidad de las subvenciones a los sectores más beneficiados económicamente en los últimos años, mientras avanzarán, a través de una comisión encabezada por los responsables de las subsecretarías de Presupuesto (a cargo de Raúl Rigo), por el lado del Ministerio de Economía, y de Coordinación (en manos de Roberto Baratta), por el de Planificación en el análisis de otros sectores.

El ministro de Economía y vicepresidente electo, Amado Boudou, y su par de Planificación y arquitecto del engranaje, Julio de Vido, lo anuncionaron en conjunto ayer por la mañana. “Es una decisión de la Presidenta, que pretende una mayor transparencia a partir de los costos y vamos a ir avanzando en todos los sectores a los efectos de generar quitas que hagan a la equidad y a la competitividad”, fue una de las principales pistas sobre el futuro que aportó De Vido. Y agregó que se trata de “nadie puede recibir un subsidio que no necesita”.

En primer término, el Gobierno eliminará los aportes del Estado que permiten pagar facturas más bajas a bancos, financieras, compañías de seguros, juegos de azar, aeropuertos internacionales, terminales fluviales, empresas de telefonía celular, actividades extractivas de hidrocarburos y minería. De inmediato, le permitirá al Fisco ahorrar $ 600 millones al año. El número es risueño si se lo compara con los $ 70.000 millones que el Estado destinará en subvenciones este año (es sólo el 0,85%). Pero tanto funcionarios como empresarios coincidieron en que es el primer paso de un camino que derivará en la eliminación progresiva de los aportes del Fisco a sectores que ya no lo necesitan.

Entre ellos figuran no sólo otros segmentos ecónomicos, sino también consumidores residenciales de zonas pudientes, como Puerto Madero, algunos barrios acomodados de la Ciudad y quienes viven en countries. Una vecina de Palermo Chico debió pagar, según su última factura de luz, $ 211 en octubre. Pero sólo desembolsó $ 76, incluidos los impuestos. De acuerdo con el plan del Gobierno, es muy probable en los próximos meses deba hacerse cargo de los $ 161 que le aportó el Estado.

Las empresas inmediatamente afectadas, sin embargo, lo notarán en sus próximas facturas, con aumentos de hasta 100 por ciento. Un ejemplo: el casino Trillenium, emplazado en Tigre, tiene un gasto eléctrico anual real en torno a los $ 3,6 millones al año, de los cuales paga efectivamente sólo $ 1,6 millones, según allegados a la empresa. Los restantes $ 2 millones, hasta ahora, los pagaba el Estado a través de subsidios, algo que ya no ocurrirá.
El anuncio de ayer fue celebrado por unanimidad por casi todos los sectores económicos. La decisión comunicada ayer, que está en estudio desde marzo y fue anticipada por El Cronista en su edición del 3 de octubre, se aplicará mediante el estudio caso por caso de los consumidores. Para eso, se utilizarán diversas bases de datos del Estado. Así, quienes reciban la Asignación Universal por Hijo no sufrirán quitas importan

Temas en esta nota