Depósitos en la mira: Muchos ahorristas no están renovando plazos fijos

Inquietos por la avanzada de la AFIP en el mercado de cambios, se pasan a cuentas a la vista o directamente retiran los billetes, aunque puede haber demoras.

Por
03deNoviembrede2011a las08:12

Está lejos de ser una señal de alarma. O un fenómeno que justifique paralelos con los traumáticos episodios del 2001. Pero lo cierto es que los controles cambiarios adoptados en los últimos días generaron un clima de enorme inquietud entre los ahorristas. Y muchos optaron por retirar sus dólares de los bancos ante un escenario que parece estar deteriorándose rápidamente.

De acuerdo a estimaciones del sistema financiero, el lunes, el primer día del “cerrojo cambiario”, se produjeron retiros por u$s 100 millones de cajas de ahorro. Esta cifra apenas representa el 1,5% de los u$s 7.396 millones que hay en cajas de ahorro en dólares en la Argentina, según datos del Banco Central al 21 de octubre pasado, última información disponible.

El gerente financiero de un banco señaló que, durante el lunes pasado, los pedidos de dólares al Central por parte de los bancos se triplicaron, en especial de las entidades extranjeras.

“De todos modos, esto no representa una corrida bancaria ni mucho menos, sino simplemente ahorristas que se asustaron por el runrún del mercado. Fue una sobrereacción de la gente, porque los bancos no tienen ningún problema de liquidez y todos los ratios de contabilidad están bien. Por lo tanto, no puede pasar lo del 2001 o lo que ahora está sucediendo en Grecia”, sostuvo un analista del mercado que sigue muy de cerca al sector financiero.

Desde el Banco Central admitieron que, en un primer momento de acomodamiento de la normativa pudo haber algún movimiento transitorio, pero que no fueron relevantes y que seguramente esa plata volverá luego de unos días al sistema, cuando se tranquilicen las aguas, ya que nadie deja una gran cantidad de dólares en sus casas durante mucho tiempo.
En tanto, los que tenían depósitos a plazo fijo en dólares no los están renovando, y pasan el dinero a cajas de ahorro. “La gente está muy atenta a los vaivenes de la situación diaria, se muestra muy precavida y sensibilizada por las secuelas de todo este proceso. Incluso, hay quienes no retiran el dinero por temor a la inseguridad que pueda haber, tanto en una salidera como de tener la plata en el colchón. Esto será hasta que la gente se empiece a dar cuenta que esto es una medida fiscal y no cambiaria, ya que no existe un control cambiario, sino fiscal”, revela el gerente de operaciones de una entidad.

Por lo pronto, según se encargó de informar ayer el Banco Central, los depósitos a plazo fijo mostraron durante octubre un crecimiento del 29% interanual, con un incremento del orden de los $ 3.000 millones en el mes y por encima del ritmo de expansión de septiembre. De todos modos, en el mercado insisten en que el ritmo de crecimiento del fondeo plantea un problema claro hoy a los bancos, que deben sostener una expansión del crédito en torno al 50%.

Por Mariano Gorodisch.

Temas en esta nota